10 oct. 2012

De bien nacidos es ser agradecidos

Como bien dice nuestro sabio refranero... Y todo ello, merced a algo que se le ha ocurrido a alguien que responde al nombre de Luís Lobo Negro. Pero vayamos al inicio de la cuestión.

Durante este año, antes de la época estival, la sala Siroco de Madrid ha estado programando una serie de actuaciones durante todos los martes que, con el Sr. Patacho "Glutamato" al frente (¿quién si no?), se ha conocido como "La Coctelera Sónica", acertada titulación por su variedad en cuanto al eclecticismo estilístico que allí se dio cita: desde el pop más suave de la movida madrileña hasta el rock'n'roll más enérgico, pasando por el psychobilly que, sólo el personaje citado en el primer párrafo, es capaz de facturar. Por allí también han pasado personajes tan dispares como Germán Coppini, Fernando Martín, Luís Auserón, Carlos Rodríguez, Fionnuala Ni Eigeartaigh, Iñaki Fernández, Artemio Enemigo, Luis Malone, Vanexxa, Carmen Madirolas, Pablo Galiano, Íñigo Coppel, Begoña Llera, Pedro Sanjuán, Ruben Pereza, Javier Teixidor, ...

Dicho esto, el equipo de Nuevaola80, compuesto por Pedro Barranco y el "ojo que todo lo ve" de Mercedes González, se daba cita un martes tras otro para dar buena cuenta informativa de lo que allí sucedía. Una de las noches, se nos coló un tipo de Talavera, menudo pero matón. Era Luís Martín, Luís Lobo Negro y no se le ocurrió otra cosa que incendiar el Lounge de la Siroco a base de guitarrazos asesinos mientras recorría no se qué carretera. De ahí nació el artículo convertido en crónica: 'Luís Lobo Negro incendia la Coctelera Sónica'.

Parece ser que, no sólo el título, sino que también el contenido gustó tanto al Sr. Lobo que, aprovechando que aquel día hubo cámaras frente al escenario, D. Luís juntó texto (ocupando la totalidad de la contraportada) y vídeo para montar el DVD, 'Luís Lobo Negro incendia la Coctelera Sónica', editado la Asociación Cultural Lobos Negros.

Lo dicho, gracias.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

No hay comentarios:

Publicar un comentario