23 oct. 2019

Alex Cooper, punto final a la era pop

En las próximas semanas Alejandro Díez bajará el telón de su carrera musical tras más de treinta años surcando las olas del universo pop. Tres décadas capitaneando proyectos como Ópera Prima, Los Flechazos y Cooper con los que agitó las cabezas y los cimientos de nuestra cultura, a través de aventuras de toda índole que siempre presentó con afabilidad, una sonrisa y el convencimiento de estar haciendo lo correcto para el mantenimiento de una forma de vida que vive una vez terminan los tres minutos de una canción.

Agitador y dueño de una capacidad innata para dibujar maravillosos pildorazos pop, desde primera hora Alex brindó la oportunidad a la gente de El Giradiscos de ir más allá. Nos dejó trascender la cara reconocible del artista, permitiéndonos primero entrevistarle, cuando nadie nos hacía ni caso, para brindarnos a posteriori su amistad, ayuda desinteresada y muchas horas de contenido extramusical que nos hicieron no solo admirar al creador, sino también al divulgador y a la persona.

Ahora en pleno uso de facultades y en envidiable estado de formar decide parar, buscar nuevos cauces de expresión, que van más allá de la música, para embarcarse en nuevas y estimulantes batallas que seguro nos seguirán deparando buenos momentos en su compañía.

Hoy le entrevistamos, a sabiendas de que con su marcha se lleva un pedacito de historia de nuestra web, para repasar su extensa trayectoria, sus pensamientos y las motivaciones que le llevan a parar, mientras observamos su elegancia y amor por la música por última vez en activo. Sirva como nuestro sentido y sincero homenaje. Gracias por todo, Alex.

Vamos a comenzar por el principio. ¿Cuál es tu primer recuerdo musical?

Alex: El primer recuerdo musical no es mío, la verdad que me lo han contado. Me dicen que cuando era pequeño iba en la sillita cantando la banda sonora de “Un Hombre y Una Mujer”. Ya ves Nouvelle Vague he sido un tío cool desde niño. Luego recuerdo cantar con mi madre un canon vasco que se hacía a dos voces. Quizás de lo que más constancia tengo es de escuchar mucha música en la tele, recuerdo ver a Suzi Quatro. Luego resultó que mi primo tenía sus discos. Obligué a mi madre a ir a una tienda en Palencia y comprarme uno. La verdad que no recuerdo si lo compré o me regalaron. Siendo niños, mis hermanos y yo hacíamos colección de discos. Cuando íbamos a Francia nos compraban un disco a cada uno de nosotros, recuerdo comprar cosas de Boney M, Abba y las canciones de los discos que salían en Eurovisión. También recuerdo mucho escuchar a Los Rubettes, que eran una banda inglesa que salía mucho en la televisión de Francia. Esos son mis recuerdos antes de escuchar música con perspectiva preadolescente.

¿Qué te impulso a comenzar a tocar un instrumento?

Alex: El comenzar a tocar vino mucho más tarde. Mi madre me enseñó algunos acordes de los que ella sabía. Lo que ocurre es que ella era más de rondallas y de la tuna, mientras que yo desde los cuatro años oía pop. En la casa a la que vinimos a vivir a Madrid con doce años había una guitarra, ahí fue donde comencé a tocar. Hubo un momento clave en el segundo año de vivir en Madrid. En la casa alquilada a la que nos cambiamos dejaron dos discos olvidados, uno de Cat Steven y la banda sonora de de “Jesucristo Superstar”. Ahí descubrí que se podía tocar y cantar a la vez, algo similar me ocurrió con Simon and Garfunkel. También aquí, en el centro de Madrid, cerca del congreso, había una tienda de instrumentos donde me compraron un libro en el que venían los acordes de las canciones de Los Beatles. En un principio quería ser batería, todos queríamos ser quien tocaba el “My Sharona” de The Knack, pero gracias a ese libro me fui a la guitarra. La verdad es que con trece años me cambió la vida. Fue una suerte.

A lo largo de la conversación están apareciendo muchos cambios de ciudad y ambientes distintos.

Alex: Yo nací en Alicante pero a los tres meses nos fuimos a San Sebastián, donde estuve hasta los doce. Luego bailamos de Madrid a San Sebastian varias veces. Y en primero de B.U.P., me fui a León. Mi padre no se adaptó a vivir aquí. Lo que ocurre es que E.T.A. amenazó a mis familiares por el tema del impuesto revolucionario. Fueron años muy convulsos. Yo tenía amigos en todos los lados. En Madrid iba al colegio de El Pilar, donde ya había gente con pintas. No sé si eran mods pero las pintas las tenían. En aquel momento la música era una cosa muy de críos. Personalmente creo que en los setenta y ochenta, fue la etapa en que más vivía la música. Todo el mundo hablaba de Nacha Pop, aquí fue también donde descrubrí a The Specials y Madness. Creo que en León amplifiqué mucho todo aquel universo, allí ya me fui sintiendo mod. Estamos hablando del año 1981, donde yo no me enteraba mucho del tema, aunque estaba todo en el ambiente. Había muchos hermanos mayores y bandas que tocaban las canciones de Los Secretos. Me acuerdo que veía mucho el Musical Express y en Madrid viví el nacimiento de las bandas en las radios comerciales. Fue el momento en que todo hizo boom. Conocí a Los Cardíacos y a Las Chinas, gracias a “El Gran Musical” de Pepe Cañavera. En “Aplauso” salía Menta y Los Zombies. Todo eso lo viví a caballo entre Madrid y León.

¿Cómo era León musicalmente hablando durante tus años de adolescencia?

Alex: León tenía mucha escena por aquel entonces, buen realmente todos los sitios la tenían. En un primer momento mis intereses en León también se encaminaban al baloncesto aunque ocurrió algo curioso. En una revista que era el “Nuevo Basket” salió un reportaje sobre El Pilar y sus equipos en el que aparecía con mi antiguo equipo. Los de allí me cogieron manía y me hicieron la vida imposible. Me vine abajo y no soporte la presión. Mandé a tomar por culo el baloncesto y me agarré a la guitarra cosa que me salvó la vida. En León encontré discos sobre historia del rock y había un gran ambiente. Existían muchos programas de radios locales que escuchaba. Había conciertos en una sala llamada la Mandrágora. Con quince años tocaron allí los Secretos en un concierto al que me dejaron ir. Iba a ir con un amigo, pero en un momento dado él pasó de ir. Me acerqué a la disco yo solo, pero en la puerta vi a un grupo de chicas mayores, muy guapas, y me volví a casa sin ver a Los Secretos. Me volvían locos, pero no me atreví a entrar. Años más adelante tocamos “Ráfagas” y hasta grabamos “Niño Mimado” para que veas cómo son las cosas. En León teníamos la suerte de tener a Los Cardiacos y a Way. Había una columna musical muy chula. En definitiva, había ambiente. Por aquel entonces ya era consciente de que había muchos conciertos en aquella época. Meses más tarde acabé viendo A La Mode, a Nacha Pop con “Más números Otras letras” y a Glutamato Ye-Yé. No vi a Parálisis Permanente en el que fue su último concierto en la ciudad. Aunque sí vi a Seres Vacíos y también a Gabinete Caligari. También a Radio Futura con las míticas pintas que llevaba Enrique Sierra y con Santiago Auserón de marinero, cosa que me dejó flipado. E incluso años más tarde vi a La Polla Records.

¿Qué fue primero el amor a la música o al movimiento mod?

Alex: El amor a la música fue lo primero. Yo llevaba el pelo como Depeche Mode y Yazoo, que era la banda de Vince Clarke, que había estado en Depeche Mode como compositor. Un tío que me encantaba al le gustaban Simon and Garfunkel, algo que me hizo ilusión leerle en una entrevista. Ya tenía pintas de moderno en aquella época. Me hice mod porque me llamó la atención, por los Jam. Me resultaban familiares. Y sobre todo porque era un inconsciente. Mi pregunta es cómo con 16 años abrazas un ideario con pasión sin conocerlo enn vez de hacer otras cosas. Me dediqué a convencer a todo el mundo de que debía ser mod. Yo venía de una familia católica, era de la Real Sociedad, tenía otros intereses. Me creía a pies juntillas lo que escucha de los mods, lo que me enseñaban Brighton 64 y Los Elegantes. Aquello de una explosión juvenil fue mi credo. Fue más mi credo que el suyo. Creo que lo he llevado hasta las últimas consecuencias sin saber porqué. Debe ser que cuando hago algo, lo hago hasta el final y bien.

Tu primera banda conocida fue Ópera Prima. ¿Hubo algo antes de aquello? ¿Qué experiencia y qué valoración haces tras tantos años de lo que viviste con ellos?

Alex: Antes monté una banda llamada FBI con un compañero que tocaba un casio, Alberto Modino, mientras yo tocaba una guitarra eléctrica con la que hacía canciones muy en la onda de Los Aristogatos, una banda que había conocido en San Sebastián en la que tocaba Mikel Erentxun. Era de mi colegio en el que coincidí en clase con Andoni Erentxun, su primo. Me flipaban. Ellos no eran rockabillys hacían más bien pop. Yo monté algo siguiendo su influencia, mientras defendía que hacíamos techno ska. Aquello duró unos meses nada más. Entonces contactó conmigo Pacho Rodríguez con la idea de montar Opera Prima. La formación eramos un mod, un rockabilly, un punk y un pop-rockero. No teníamos muchas cosas en común, solo éramos de los modernos de la ciudad. A mí me gustaban Stray Cats y a Pacho los Jam. Un buen día nos entrevistaron en la radio y nos dijeron que cada cual dijéramos en qué banda nos gustaría tocar. Todo el mundo esperaba que por mis influencias dijera The Jam y recuerdo que dije que 091, porque creía que en aquel grupo podría aportar algo. Vi a los cero presentando “El Deseo de ser piel Roja”. Recuerdo la formación, donde tocaban Antonio Arias, Tacho, Pitos y José Ignacio Lapido. Me impactó la forma de tocar el bajo de Antonio, supermoderno, tocando con unos jamshoes de mod blanco, echándose atrás y adelante en un extraño balanceo que era total. En Ópera Prima teníamos buenas canciones y una bicefalia compositiva. Estábamos hechos a imagen de Nacha Pop, yo era el efervescente al estilo de Nacho García Vega. Finalmente llegamos a hacer dos maquetas, la segunda se comercializó vendiendo 250 maquetas en León . Recuerdo que vinimos a hacer oportunidad a Madrid, grabando en la tele algo que fue emocionante. Todo terminó en el momento de volver de Londres en el 84, yo ya era mod y me echaron del grupo. La verdad que me hicieron un favor. Creo que si no jamás me hubiera comido un rosco. En aquel momento Héctor estaba cerca de mí y fue cómo buscamos la manera de canalizar aquello. ¿Qué hicimos? Montamos Los Flechazos.

La historia de la banda es amplia, con muchos pasajes, discos y anécdotas, así que me gustaría resumir todo en un recuerdo. ¿Cuál es tu mejor momento al frente de los Flechazos?

Alex: Hubo muchos momentos buenos, muchísimos. Para mí supuso el nacimiento de todo. Las grabaciones fueron increíbles, muy divertidas. El recuerdo de estar grabando “Viviendo en la era Pop·, en los apartahoteles Ciudad Lineal cerca de Arturo Soria lo tengo muy vivo. Unos apartamentos que llevaban unos iraníes que habían escapado de Jomeini. Nosotros grabábamos de noche, ya que de día lo hacían Las Ruedas, con Robin Wills de Barracudas, mientras nosotros lo hacíamos con Quique Cardíaco. Aquel Madrid del 87 que pillamos tenía los últimos coletazos de la movida. Nos tocó hacer la transición al indie aunque por naturaleza hubiéramos funcionado mejor en la movida. Vivimos en un ambiente algo más guitarrero, de Masalasaña, con Los Enemigos, Sex Museum, Kike Turmix y sus Pleasure Fuckers. Nosotros éramos más nuevaloleros desde el lado mod. Los conciertos de Madrid fueron de los más especiales. Tocar en club Universal con el segundo disco. Me acuerdo que en el ABC nos decían que “éramos los reyes de los clubs de Madrid”. El concierto del cuarto LP en Aqualung, con metales, tocando “Bring a Little Loving”. La grabación de “En Acción”, el viaje a Gales… fue un momento de plenitud, a nuestra manera. Fuimos a Londres, las fotos en Chelsea, comprando en Porto Bello. Todo eso junto con tocar en el primer FIB o en el primer Festimad. El primer FIB fue la reafirmación de no equivocarnos al irnos de una multinacional a Elefant Records. Mucha gente no lo entendió, pero nosotros éramos una banda independiente. Cuando se nos quiso presionar nos fuimos para seguir teniendo libertad. En muchos instantes tuvimos la sensación de que podía ocurrir algo con nosotros, aunque finalmente no ocurrió así.

¿Cómo has vivido con el hecho de ser una banda referente dentro de un colectivo sin que ese colectivo fuera mayoritario?

Alex: Yo no lo veo así, sinceramente. De hecho creo que Los Flechazos dejaron de gustar a los mods muy pronto. No nos moldeábamos con los vaivenes de la escena. Éramos muy mods, más que nadie, pero nuestra preocupación no era estar al día. En el momento en que los mods nos dieron la espalda, nos dio igual, ya que mucha más gente nos seguía. Mucha gente accedía a la escena a través de nosotros, pero teníamos una personalidad marcada. Si metíamos 1100 personas en el Revólver, quizás había 30 mods. El resto eran fans que nos seguían por nuestra música. Gente interesada en los sesenta gracias a Los Flechazos. Fuimos profetas, quizás sí, pero la trascendencia de la banda fue porque nuestros seguidores iban para otros caminos. Nuestros seguidores no eran los mods, la mayoría no lo eran. Igual que ocurría con Gabinete que la gente que les seguía no iba exclusivamente con botines. Nunca renunciamos a las otras influencias que teníamos e incluso íbamos a más con ellas.

Hemos hablado del mejor momento al frente de la banda. Y el peor, ¿cuál ha sido?

Alex:“Días Grises” fue nuestro último intento de coger la onda de la música contemporánea. Habíamos estado fuera de lo que se hacía hasta que vimos la llegada de bandas como Suede y Supergrass que hablaban nuestro idioma. Ya en ese disco queremos posicionarnos como banda de su momento no revivalista. Al ver que ese movimiento no se entiende, decidimos dejarlo. Nuestro proyecto se había agotado.

Dejaste la música, comenzaste con otros proyectos, entre los que finalmente diste vida a la banda de tu vida. ¿Qué supuso para ti Cooper?

Alex: Monté una tienda de discos y ropa, pensé si sacar unas oposiciones, de hecho las saqué. Mientras tanto estaba rondando en mi cabeza la idea de Cooper. Para mí fue el retorno a la primera línea de música, además sin Elena. Era un grupo de guitarras, sin teclados, supuso montar una banda, volver a grabar en otro contexto musical distinto. Nacía en un momento de cambio, donde la gran diferencia fue la influencia de Internet y de los teléfonos móviles. Todo era distinto. El primer disco sale en las navidades del año 2000. Creo que la aceptación fue grande, había expectación por el retorno. Llegué a tocar en el FIB.

¿Crees que como proyecto ha supuesto tu cuadratura del círculo?

Alex: Yo quería un proyecto personal en el que cupieran todas las cosas que me gustan sin explicaciones ni coartadas. Quise romper con cualquier paralelismo estilístico que se pudiera buscar con Los Flechazos. Que hubiera guitarras, que no hubiera teclados, cambiar la forma de grabar. La libertad me la dio Cooper. Llegué a sentir que no había cadenas. Me importa mucho lo que digan los demás, me gusta el pop, lo que hago es para la gente, pero sí que ha habido otra libertad gracias a éste proyecto. He sentido otra forma de afrontar la composición y su labor. Ha sido mi gran grupo. Es el traje en que me siento más cómodo. Me ha marcado. Ha marcado mi carácter. Me he tenido que responsabilizar de algo que antes compartía con más gente. Lo que más me gusta de Cooper es que es un reflejo muy fiel e inédito de la vida postadolescente en el mundo de la música. Lo que cuento en las canciones es una historia de madurez. De cuando eres padre, de cuando han pasado veinte años, cuando pierdes a tu familia. Se ve sobre todo en mi Universo aunque también en los anteriores. Creo que lo que aporta Cooper afronta una visión madura de la vida, con un lenguaje musical que se adapta a esos cambios.

¿Cuál es el disco con el que te quedarías y cuál es el motivo?

Alex: “Mi Universo” es mi disco favorito. Es más que un disco. Me gustan todos que conste. “Aeropuerto” y “Retrovisor” son recopilatorios, tienen su gracia aunque son lo que son. “Mi Universo” es algo integral, con todo el concepto. Es el más organizado, el más mío y del que más orgulloso me siento.

Tu legado es el de un editor, el del músico, también el del organizador de festivales y un sinfín de cosas más. ¿Cuál de esas facetas te ha hecho sentir más rico a nivel humano? ¿Cuál te representa mejor?

Alex: No puedo separar las diferentes facetas creativas a las que me he dedicado en mi trayectoria claramente. Escribir los artículos del Pussycat o los que he escrito posteriormente, para mí era tan importante como componer. Todo era el mismo lenguaje. La labor de editor viene por mi idea de querer dejar memoria escrita de cosas sobre las que no se hablan. Testimonio. Para mí es un todo. El rollo de artista, activista y artesano está unido, pero sobre todo soy el que cantan las canciones de Cooper.

¿Cuáles son es proyectos que te quedan por hacer?

Alex: Quiero afianzar la editorial, con libros nuevos. Hacer la celebración del décimo aniversario de Chelsea con alguna fiesta. Estamos dando pasos para constituir la Fundación Club 45 para la promoción de la cultura pop. Quiero preservar el legado de mi obra, de la editorial, de mi música, así como el legado del Purple Weekend, que se puedan llevar a cabo actividades que promuevan la música. Busco defender el pop, el beat y la cultura popular, dándoles visibilidad. Creo que es un vacío a llenar. Quiero colaborar a que sea así. Estamos a nada de saber dónde estará la sede física de la fundación, de ver qué proyectos vamos a desarrollar, etc…

¿Cómo te sientes ante todo lo que se te viene encima y ante el final de una etapa?

Alex: Me siento bien. Creo que el trabajo ha sido correcto. Cada concierto es una fiesta, una bonita despedida. Es lo acertado. He hecho lo que había que hacer, ahora voy a cambiar el ritmo. Estoy agotado de mi relación con la música. No me siento motivado a seguir. Estoy saturado y feliz de acabar como vamos a acabar.

Sabemos que eres un hombre de palabra pero aun así ésta pregunta hay que hacerla. ¿Se acaba Cooper definitivamente?

Alex: Es definitivo que Cooper se acaba, con su carrera y también como proyecto grabando discos. Quizás vuelva a dar un concierto dentro de unos años con Mario por pura nostalgia, por ver amigos, que se han convertido en familia, a los que tanto echaré de menos. He tenido mucho trato con gente con la que he trabado amistad. Con personas de diferentes ámbitos profesionales, como promotores, compañeros de bandas y periodistas a los que quiero seguir viendo. No me voy encerrar en casa, ya que voy a echar de menos a toda la pandilla. No sé cómo será. Quizás organicemos una exposición, una pinchada o lo que sea, pero nos veremos. Mi carrera creativa se ha terminado, además creo que es sano. La gente que hace toda la vida lo mismo está equivocada. Hay que explorar y buscar. No hacer siempre lo mismo.

¿Qué te dice tu hija ante el inminente momento de la despedida?

Alex: Le da mucha pena pero la verdad es que ha disfrutado. Ha visto muchos conciertos míos. Ha disfrutado de un padre en casa muchos días. Ella toca la batería. Ahora dará los conciertos ella. Y valorara la posibilidad de tener un padre en casa todos los días.

¿A qué te vas a dedicar cuando eches el telón?

Alex: A estar en casa, a cuidarme, a descansar. A leer. A proyectar ese futuro que poco a poco irá tomando forma. Os iremos anunciando cosas en poco tiempo.

El último concierto lo darás en la sala But de Madrid. Hay un run run que te pide una segunda fecha. ¿Te has planteado habilitarla?

Alex: No va a haber un segundo último concierto. Lo dije en internet un día. Se vendió todo en una semana que es algo maravilloso. Todo el mundo me insiste en que vaya a un sitio más grande o que haga dos noches. No somos otros grupos, somos Cooper, no vamos a hacer eso. No quiero el concierto más grande de mi carrera, quiero despedirme con este concierto. Con uno más. No sería justo hacer ahora una sala que no he hecho antes. Es la cuarta vez que toco en But, con muy buenas entradas, pero nunca la había llenado. En la presentación metí 800 personas, pero no llena. Somos muy fetichistas de ciertos detalles y creemos que aún quedan conciertos que serán brutales antes del último. En todos ellos me voy a dejar la vida igual. No quiero que sea tan especial. Este será el último pero uno más. Quien quiera venir a ver a Cooper está a tiempo aún.

¿Sabes que te llevas algo de nosotros con tu adiós, verdad?

Alex: Te agradezco mucho que me digas esas palabras. En los ochenta agradecía mucho la presencia de los fanzines. Y en el siglo XXI lo hago con los medios digitales como el vuestro que nos habéis apoyado con cariño y claridad siempre. Sé que al irme no me retiro yo solo, soy consciente de que al hacerlo, hago ser consciente del tiempo pasado a más gente. Es como un fin de ciclo para muchos. Me hace ilusión pensar que también para El Giradiscos lo es. En eso consiste este mundo pop que debería ser directo y efímero. Lo que hacemos lo hacemos con ilusión de que sea eterno, pero que tiene valor por ser efímero. Tanto vuestra labor como la nuestra ha sido valorado. Nos queda el honor de haberlo hecho juntos.

Muchas gracias por todo, Alex. Una frase que tiene todo el sentido del mundo, puesto que solo nosotros sabemos qué es ese todo.

Alex: Gracias a vosotros.

[Fuente: Javier González para elgiradiscos.com -Enlace original-]

'La Movida. Crónica de una agitación. 1978-88': Alix, Ouka, Trillo y PPM en esencia

Foto: Miguel Trillo
Durante el epílogo de 'Deseando amar' (Wong Kar-wai, 2000), el narrador realiza una reflexión sobre el poder de la nostalgia que va directa a nuestra línea de flotación emocional: "Él recuerda aquellos años como si mirara a través del cristal de una ventana cubierta de polvo. El pasado es algo que podemos recordar pero no tocar y todo lo que se recuerda es borroso y vago". Recuperamos la cita para introducir las líneas que siguen, un tributo a un movimiento contracultural al que volvemos la mirada de cuando en cuando con la melancolía de lo que pudo ser y, en efecto, fue.

Porque La Movida madrileña siempre vuelve.

De hecho, hoy es un recuerdo de una etapa de nuestras vidas que no encuentra paralelismo en la España de este 2019 (el contexto sociopolítico es diferente, por simplificar); es un recuerdo que cobra vida a través de los fanzines que se conservan –ahora como objetos de coleccionista–, de los discos que aún hoy suenan frescos, de las películas que son reflejo de la época, de aquel arte que le dio un nuevo sentido a la palabra modernidad. Un recuerdo que resurge a través de sus testigos, de esos cómplices de una década en la que Madrid devino por momentos en la capital mundial de la cultura underground. Testigos como Alberto García-Alix, Ouka Leele, Pablo Pérez-Mínguez y Miguel Trillo, cuyas fotografías son máquinas del tiempo que nos transportan a un pasado en donde confluyeron hedonismo, creatividad, excesos y (ganas de) libertad; el trampolín de una democracia que se sacudía los demonios que la habían mantenido atrapada durante cuatro décadas.

Como si fuera un paño con el que quitarle el polvo al cristal que intermedia entre nosotros y nuestro pasado, la fundación Foto Colectania (Passeig de Picasso, 14; Barcelona) propone desde este 17 de octubre la exposición "La Movida. Crónica de una agitación. 1978-1988", una muestra que reúne el trabajo de los cuatro fotógrafos clave para entender –a través de cuatro miradas muy diferenciadas– este momento histórico (comisariada por Antoine de Beaupré, Pepe Font de Mora e Irene de Mendoza, llega a España tras haber sido presentada este verano en el festival francés Encuentros de Arlés).

"Es la primera vez que se hace una expo de la Movida desde el punto de vista de la fotografía. Parece mentira que hayan tenido que pasar tres décadas. Eso dice mucho de nuestro interés por la cultura urbana. No me imagino, por ejemplo, que en Italia no hubiera habido una muestra de la Dolce Vita y sus paparazzi en treinta y tantos años", nos cuenta Miguel Trillo, retratista de la calle, de la juventud y de las tribus urbanas.

"Tras Arlés, comienza su itinerancia en Barcelona, aunque la idea es que viaje a otros países en los próximos meses", afirma Rocío Pérez-Mínguez (sobrina de Pablo y encargada de gestionar la obra de su tío, fallecido en 2012), que añade: "La Movida no pasa de moda; es un movimiento que sigue interesando. Fue una bocanada de aire freso. La ausencia de normas de la década de los 80, el todo vale, contrasta con lo políticamente correcto de hoy en día. La libertad siempre es atractiva, y por eso la Movida fascina como lo hace". García-Alix, por su parte, considera que esta crónica visual aporta valor a "la narrativa de aquellos días" porque recoge "la aportación a un imaginario vital de cuatro fotógrafos que no sólo estuvieron presentes durante aquel momento, sino que también ayudaron a darle forma como protagonistas". Ouka Leele, cuya heterodoxa propuesta la aleja de cualquier canon, se pronuncia en esta misma línea: "Ofrece la visión de los que de verdad estuvimos ahí; es importante que se tengan en cuenta los testimonios de quienes hemos conocido el fenómeno desde dentro".

La Movida se define por sus artistas (Kaka de Luxe, Alaska y los Pegamoides, Nacha Pop, Los Nikis, Zombies, La Mode, Derribos Arias…), por sus fortines (El Sol, La Vía Láctea, el Rock-Ola, El Penta…), por sus portavoces (Jesús Ordovás, Óscar Mariné, Paloma Chamorro, Francisco Umbral…), por sus acercamientos a los medios de masas (Radio España, La bola de cristal, La edad de oro…), por Pedro Almodóvar e Iván Zulueta y por los murales de Muelle. Por todo eso y por mucho más.

Pero no hay que olvidar que la Movida también se define por los excesos, por la heroína y por el sida. Por las secuelas que dejó en una generación de adolescentes y jóvenes madrileños. Y por el drama que desató en las familias de quienes no vivieron para contarlo. Las sombras de un mito que sigue despertando una fascinación irresistible en quienes lo conocieron y en quienes se acercaron a él con la perspectiva que da el tiempo. "Representábamos la caída de la última dictadura que quedaba en la Europa Occidental. La Movida es patrimonio de la Europa de las libertades, de la Europa moderna", explica Miguel Trillo, que agrega: "Dejó un reguero de jóvenes víctimas de sus propios excesos, pero también un gran patrimonio artístico: Guillermo Pérez Villalta, Ceesepe, Almodóvar, Radio Futura… Como la Belle Époque de París, la Movida también atrajo a sus artistas. Francia siempre lo ha sabido vender muy bien, pero nosotros en cambio parece que seguimos acomplejados".

Porque, como el Swinging London o el Nueva York de Warhol y la Factory, la Movida madrileña nació como respuesta a una época gris (la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Fría en los casos citados). Tras décadas de ostracismo, el Madrid de la Transición –y de Tierno Galván– le abrió los brazos a esa generación de chicos y chicas con querencia por la experimentación, la vanguardia y el placer. "La palabra que mejor define el movimiento es libertad", asegura Ouka Leele, que añade: "Hay un poema de Paul Éluard que podría ser su manifiesto perfecto, ya que dice que la libertad en estado puro produce una irresistible atracción y un amor profundo. Yo creo que nosotros pudimos conocerla y enamorarnos de ella, lo cual es un privilegio". "De salida, fue una eclosión juvenil en un tiempo de esperanza; un golpe de vitalidad en una España que salía de una dictadura", explica García-Alix. "Con el tiempo, en menos de una década, demostró ser también uno de los elementos clave del motor de cambio de la sociedad española", remata el Premio Nacional de Fotografía (1999).

La muestra de Foto Colectania, que estará abierta hasta el 16 de febrero del año que viene y que también incluye memorabilia con forma de vinilos, fanzines o carteles, así como diversas proyecciones de actuaciones musicales, pone en valor el trabajo de los cuatro autores aquí citados. "Mi obra es una ventana abierta a aquellos días; una parte de toda esa épica la retraté de un modo tan personal que sin mí no se hubiera contado de la misma manera", asume García-Alix. "Pablo solía definirse a sí mismo como un fotógrafo pop, 'kitsch', místico, conceptual, 'underground' y 'happening", nos cuenta Rocío de su tío. "Él formó parte del núcleo duro de Casa Costus [en Malasaña; hogar de los artistas Enrique Naya Igueravide y Juan José Carrero Galofré, epicentro del movimiento y plató de 'Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón']; de ahí su inmenso archivo. Mi tío siempre tuvo como objetivo retratar a todos los personajes que guardaran relación con la Movida, ya fuera en su estudio o en los sitios de moda".

Ouka Leele, en cambio, no se ve como una fotógrafa al uso, sino como "una trucha resbaladiza difícil de clasificar": "En realidad, yo me dediqué principalmente a crear imágenes icónicas [pintando a mano imágenes en blanco y negro con acuarela, por ejemplo]". "Yo salía por las noches con la cámara al cuello a levantar acta de los conciertos, las fiestas y el frenesí de los locales. Me gustaba pasar desapercibido para conseguir imágenes que eran el reflejo cotidiano de unas ganas enormes por vivir", dice Trillo, que concluye: "Estrenar libertades era algo irrepetible, fue como poner el cuerpo al día después de muchas restricciones franquistas. Y todo con unas canciones pop de fondo muy atractivas. Lo cierto es que cada uno de nosotros trabajamos a nuestra manera, pero entre todos creamos un caleidoscopio que funciona muy bien. Convertimos la cámara en un arma visual; en una herramienta vital".

[Fuente: Jesús Merino López para Revista GQ -Enlace original-]

Santi Campillo rememora 'Que el tren no pare' en su nuevo videoclip

Nuevo videoclip de un viejo tema de Los Lunáticos, banda que tenía Santiago Campillo allá por 2003, con su amigo Miguel Bañón... la novedad es que en esta nueva grabación está cantada magistralmente por Campillo, y cuenta con las colaboraciones de lujo del tejano Mr. Buddy Whittington (Guitarrista de John Mayall durante 15 años), Oneida James-Rebeccu (Bajista natural de Los Ángeles - California y componente de la banda de Joe Cocker durante 13 años), Jose Ciudad a la batería y la colaboración especial de Fredy Valera al piano.

Está grabado en Niculina Records Studio (Murcia) y fue rodado por Frater Kilpatrick en el apeadero abandonado de "La Macetúa" . y la Estación de Cieza (Murcia). Las imágenes del bar están grabadas en el 7 Rock Bar (Parla-Madrid) durante la gira del pasado verano.

Podeis acceder a través de este enlace: 'Que el tren no pare'.

El tema pertenecía al álbum 'Con la música a otra parte' que publicaba Santo Grial Records en 2003 junto a otros doce temas. Junto a Bañón (voz y guitarra) y Campillo (guitarra y coros), completaban la banda Steven Emery (bajo y coros), Eric Franklin (batería) e Íñigo Uribe (teclados).

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

'Hijos del Mediterráneo', un disco con sabor a mar

El mes que viene, concretamente el 15 de noviembre, verá la luz el álbum recopilatorio 'Hijos del Mediterráneo', un homenaje a un disco clásico y atemporal. Una sentida recreación de una de las más grandes obras de la música española, 'Mediterráneo' de Joan Manuel Serrat. Probablemente la que más. Desde luego la que más huella ha dejado en distintas generaciones de españoles y latinoamericanos.

Detrás de este tour de force han estado dos locos maravillosos: Amaro Ferreiro, ideando y dirigiendo el proyecto, y Ricky Falkner, en la producción. En 'Hijos del Mediterráneo' los artistas Calamaro, Drexler, Eva Amaral, Xoel López, Depedro, Iván Ferreiro, Tulsa, Andrés Calamaro, Santi Balmes, Sílvia Pérez Cruz y Josele Santiago se unen para que las canciones de 'Mediterráneo' se eleven de nuevo ante nosotros en un bellísimo homenaje que es, al tiempo, un brindis a la música, al oficio de escribir canciones, interpretarlas y cantarlas para que pasen de unos a otros y permanezcan por siempre vivas.

Editado por Warner Music Spain, ya se puede ver y escuchar en plataformas digitales el tema que ha interpretado Andrés Calamaro, 'Lucía'.

Tracklist:

01. Mediterráneo. Jorge Drexler
02. Aquella pequeñas cosas. Eva Amaral
03. La mujer que yo quiero. Xoel López
04. Pueblo blanco. Depedro
05. Tío Alberto. Iván Ferreiro
06. Qué va a ser de ti. Tulsa
07. Lucía. Andrés Calamaro
08. Vagabundear. Santi Balmes
09. Barquito de papel. Silvia Pérez Cruz
10. Vencidos. Josele Santiago

[Fuente: Warner Music Spain]

21 oct. 2019

Fallece la dama del country español, Judy Clericuzio

Foto: Álvaro Ruiz
Hoy hemos despertado con una triste noticia, nos ha dejado Judy Clericuzio, alma máter, que compartiendo liderazgo con Jack Jamison, formaban Cañones y Mantequilla. Podríamos decir sin tapujos, que son los pioneros en la música country de nuestro País, dejando un legado importantísimo para los seguidores de este estilo.

Sus inicios se remontan a principios de los años setenta, cuando Judy, (nacida en Whasintong) y Jack (Nuevo México) se conocen en Benidorm, y abrazan su pasión por el sonido americano por excelencia, “blues”, “rock and roll”, “country”… No tardaron en afincarse definitivamente en Madrid, lugar en que el negocio de la música es plenamente emergente en los años ochenta.

Su reputación se extendió por el resto de Europa en países como Portugal, Inglaterra, Francia, Alemania… tocando en los festivales más punteros. Atrás queda un legado con una discografía completa, con discos como “Don´t Puil My Leg” (CBS), “Once in a Blue Moon” (Polydor), “Una noche Más” (Discos vinilo), “File under coutry” (Lollipop)…

Más de cuatro décadas subidos a un escenario, interpretando tanto en inglés como en castellano, regalándonos éxitos propios o adaptaciones como “El jugador”, “Corazón de piedra”, “Una noche más”, etc.

Sin duda alguna, siempre estaremos en deuda con ellos, ya que muchos de nosotros nos iniciamos en este camino teniendo entre nuestra discografía alguno de sus discos.

Descansa en paz Judy, allí donde estés, seguro que siempre habrá un “Country & western song”

[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]

20 oct. 2019

Brighton 64, los mods más "indepes"

"No hay otra solución para el estado de la nación, ¡demolición!". Así se expresan los barceloneses Brighton 64 en el estribillo de su nuevo single de lanzamiento, 'El estado de la nación', incluido en lo que supondrá el próximo disco de la banda de los hermanos Gil. Sorprende la facilidad compositiva a la hora de conjugar letras de calado totalmente punk sobre las características bases melódicas del power-pop made in B64.

Sin ningún tipo de tapujos, y en un claro posicionamiento político, como ya dejaron muestra concreta con su anterior, 'Juez y parte', Brighton factura estas nuevas canciones en un contexto político-social complicado para el devenir de la tierra que los vio nacer. No me atrevo a llamarlo oportunismo, pero me entran serias dudas si el momento escogido en la línea del tiempo de la dilatada historia de este magnífico grupo catalán ha sido pura casualidad.

En todo caso, 'Juez y parte' y 'El estado de la nación', son los dos adelantos oficiales de los Brighton para ese esperado nuevo disco en ciernes.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

19 oct. 2019

'Anarquía científica'. 40 años de Aviador Dro

Bajo el título 'Aviador Dro. Anarquía científica. La fascinante revolución tecno del Aviador Dro', La Felguera edita este libro dentro de la colección "Memorias del subsuelo" bajo la batuta de la periodista y escritora Patricia Godes.

El texto promocional acerca de la banda de Servando Carballar es de lo más evidente:

"¡El Gran Libro Mutante de los legendarios Aviador Dro! Especial 40 aniversario ¡Únete a la Revolución Dinámica! Decenas de grandes artistas, periodistas, escritores músicos y dibujantes de cómics escriben sobre el fascinante universo de la banda que «acuñó el término “tecno pop” para demoler la civilización occidental tal y como la conocíamos echando mano de nuestra herramienta favorita: ¡sintetizadores, cajas de ritmos y secuenciadores KORG!» (Julián Hernández). Siguiendo a Devo, The Residents o Kraftwerk, crearon temas que se convirtieron en himnos y odas a un futuro donde las máquinas colaborarían con los humanos o se sucederían encuentros con cíborgs y androides. A veces, entre alguna gran polémica, como la del clásico «Nuclear sí». Fueron un fenómeno insólito en nuestro país, mezclando el futurismo con la tecnoviolencia libertaria. La Historia Secreta del pop ¿Aviador Dro? ¡Sí, por supuesto!"

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

17 oct. 2019

Muere Javier Furia, miembro fundador de Radio Futura

Foto tomada durante el rodaje de 'Laberintos de pasión' (1982)
El músico Javier Pérez Grueso, conocido artísticamente como Javier Furia, uno de los fundadores de la banda Radio Futura, ha fallecido este jueves, según han confirmado fuentes próximas al artista en las redes sociales.

Tal y como señala Alaska en su cuenta oficial de Instagram, el músico fue "miembro no oficial de Kaka de Luxe" y estuvo en la formación original de Radio Futura. "Amigo y cómplice en mi adolescencia. Adiós Javier, feliz viaje a las estrellas", ha señalado la artista.

Javier Furia se convierte en el segundo miembro fundador de la banda que fallece, siete años después de la muerte de Enrique Sierra, quien también estuvo en los comienzos de Radio Futura junto a los hermanos Luis y Santiago Auserón.

Javier Furia (percusión electrónica y voz) participó en 'Música moderna' (1980), el primer álbum de Radio Futura. Por aquel entonces completaban la banda madrileña Herminio Molero (compositor y sintetizadores), los hermanos Santiago (voz, guitarra) y Luis (bajo) Auserón, y Enrique Sierra (guitarra solista). A partir de los tres últimos se reorganizó la formación tras la salida de Furia y Molero.

Así se expresa Santiago Auserón del fallecimiento de su amigo: “Esta mañana me he levantado con la malísima noticia de la muerte de Javier Pérez Grueso, que fue compañero de local de ensayo, estudio, viajes y tablas durante un tiempo. Le conocí en un club nocturno madrileño disfrazado de Mariposa Atómica, ataviado con mallas y alas de cartón plateadas, cubierto de purpurina. Siempre se mostró alegre, provocador y cercano. Dejó la primera formación de Radio Futura sin guardar rencor, que yo sepa. No nos volvimos a ver hasta el juicio por la demanda en torno al nombre del grupo. Era el Javier de siempre, de humor picante, cortés y afectuoso. Ya no le vi más, hoy lo lamento. Descansa en paz, Javi. Condolencias a sus familiares y amigos”. 

[Fuente: elperiodico.com -Enlace original-]

8 oct. 2019

Concierto Homenaje a Enrique Urquijo en el WiZink Center

Este año 2019, se cumplen dos décadas de la triste desaparición de Enrique Urquijo. Veinte años de ausencia del que fue y es hoy, uno de los intérpretes más carismáticos de la música española y uno de los autores más personales e inimitables de nuestro país.

Por esta razón se rendirá un concierto homenaje celebrando su memoria y su obra. Será el próximo día 17 de noviembre en el WiZink Center de Madrid, un evento en donde más de 20 grandes artistas nacionales e internacionales interpretarán lo mejor de su repertorio. Canciones que forman ya parte de nuestra historia y que han ganado un lugar perpetuo en el corazón de varias generaciones.

El evento será conducido por una reconocida figura de nuestro país y constará de tres actos. El primero estará dedicado a esas míticas salas de Madrid que durante tantos años sirvieron de temple del talento de Enrique y donde tantas veces mostró su tan peculiar manera de interpretar. Tras este viaje al principio de todo, conducido por Rafa Higueras como inductor de los 19 homenajes que se le han rendido anteriormente a esta fecha, un segundo acto a modo de homenaje sinfónico que mostrará y demostrará la trascendencia de su obra más allá de cualquier estilo. Por último y como no podía ser de otra manera, un tercer acto acompañado por la banda que el maestro Urquijo fundó hace ya más de 40 años, Los Secretos. Un grupo que desde entonces, liderados por su hermano Álvaro Urquijo, no ha dejado un solo año de llenar los escenarios con la música inconfundible e imperecedera del compositor madrileño.

Poco a poco y hasta la fecha indicada se irá desvelando la lista de nombres que formarán parte de este gran acontecimiento. Muchas serán las sorpresas y mucha la intensidad que envolverá la noche del próximo 17 de noviembre. Una noche inolvidable, un concierto irrepetible, donde en todo momento la música y la emoción irán de la mano para crear el más sentido homenaje al recuerdo de la voz y la letra del poeta de la nostalgia, Enrique Urquijo.

El beneficio del concierto irá destinado a la creación de la Fundación Enrique Urquijo que será presidida por su hija María.

[Fuente: desdequenonosvemos.com]

7 oct. 2019

Lemuria Records reivindica el legado de Bernardo Bonezzi

Espectacular el producto que Lemuria Music ha fabricado y publicado en torno a Bernardo Bonezzi, la prometedora figura que ya se hacía notar en los albores de la movida y que desgraciadamente tuvo un terrible desenlace. Entre medias una carrera que brilló con luz propia, que aglutina hits irrepetibles, formidable su 'Groenlandia' en la época "zombie", su reinvención como Bonezzi St. Louis, compositor de melodías televisivas ('Farmacia de Guardia',...) y teatrales, bandas sonoras varias ('Laberinto de pasiones' o 'Mujeres al borde de un ataque de nervios') siendo la más representativa la perteneciente al film 'Nadie hablará con nosotras cuando hayamos muerto' con el que obtuvo un Goya, y en las postrimerías, varios discos grabados bajo su propia firma.

Ahora se trata de dar luz y taquígrafos a esta imponente obra, y Lemuria lo ha hecho con 'Integral'. Presentado en una lujosa caja, 'Integral' recoge su primera época creativa en aquellos momentos en los que lo consideraban "el niño prodigio de la movida" y que, como antes se citaba, fue el alma mater de sus dos grupos: Zombies y Bonezzi St. Louis.

La parte de Zombies consta de 5 Cds y 2 Lps. 'Extraños juegos' y 'La muralla china' fueron los únicos discos largos que publicó esta formación (1980 y 1981 respectivamente). El pack se completa con 3 Cds: 'Canciones inéditas', 'Maquetas' y 'Concierto'.

En lo concerniente a Bonezzi St. Louis encontramos 2 Cds, 1 Lp y 1 Dvd. El primer compacto con su único disco homónimo de 1984, un segundo titulado 'Maquetas y demos' y el Dvd con el concierto televisado en el inolvidable programa de Paloma Chamorro, 'La Edad de Oro'.

'Integral' aporta, además de todo lo expuesto, dos libretos con entrevistas y comentarios del propio Bernardo Bonezzi, material gráfico, letras de las canciones, así como textos y otras apariciones de Alaska, Pedro Almodóvar, Antonio Alvarado, Tesa Arranz, Manolo Campoamor, Rafa Cervera, Paco Clavel, Juan Garri, Patricia Godes, Juan Carlos de la Iglesia, Pablo Lacárcel, Jesús Ordovás y Juan Sánchez.

"Han pasado cuarenta años desde que ví a un chico de trece años cantando y tocando la guitarra con una soltura y una elegancia que contrastaba con el resto de los grupos que se presentaron al primer concurso de rock organizado por el Ayuntamiento de Madrid. Casi todos hacían un rock pesado o anquilosado, y solamente Los Zombies, liderados por Bernardo Bonezzi, y Kaka de Luxe traían algo nuevo y rompedor al panorama musical de entonces...", así arrancaban las palabras de Jesús Ordovás en su texto titulado "Más allá de Groenlandia".

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

Lanzamiento de '¿Revolución?' y gira de presentación

Verá la luz el próximo 25 de octubre bajo el título '¿Revolución?'. Este nuevo álbum del madrileño Coque Malla, popular ex-vocalista de Los Ronaldos, lo presenta tras el retiro temporal después de su última ronda de conciertos, 'Gira Irrepetible'. Ahora, bajo el formato de '¿Revolución Tour?', vuelve a la carretera para dar a conocer este nuevo disco y que tendrá como primera fecha el 9 de noviembre en el Caem de Salamanca. Confirmadas están las siguientes citas:

- 13/Nov: Teatro Arriaga (Bilbao)
- 21 y 22/Nov: Teatro Colón (A Coruña)
- 30/Nov: Sala Custom (Sevilla)
- 06/Dic: Sala The One (San Vicente del Raspeig, Alicante)
- 07/Dic: Palau de les Arts Reina Sofia (Valencia)
- 27/Dic: Sala París (Málaga)
- 28//Dic: Momart Theatre (Cádiz)

Y ya en 2020:

- 17/Ene: Auditorio Víctor Villegas (Murcia)
- 18/Ene: Industrial Copera (Granada)
- 24/Ene: Teatro de La Laboral (Gijón)
- 31/Ene: Razzmatazz 1 (Barcelona)
- 15/Feb: Wizink Center (Madrid)
- 21/Feb: Sala Esquinas (Zaragoza)
- 22/Feb: Teatro Victoria Eugenia (San Sebastián)

Coque Malla es un músico en constante reinvención, su única constante es el cambio, el anhelo de superar nuevos límites para su música. Con '¿Revolución?' su faceta rupturista está más presente que nunca. Este disco ha sorprendido desde el minuto uno: un video de Coque rapándose la cabeza; un cuestionamiento ya en el título en forma de pregunta ¿revolución?” y la potente imagen que lo acompaña, obra del artista visual Manomatic, en la que el rostro del artista se combina con figuras cargadas de simbolismo poético que cobran vida en sus letras.

Tracklist:

01. ¿Revolución?
02. Solo queda música
03. Un lazo rojo, un agujero (con Kase O)
04. América
05. Extraterrestre
06. Un ángel caído
07. Mantras en la oscuridad
08. El árbol
09. Polvo cósmico (con Jaime Urrutia)
10. El gran viaje a ninguna parte

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

No me pises que llevo chanclas vuelven con 'Rock con tomate'

Aunque el disco tendrá su salida oficial el 18 de octubre, los utreranos ya adelantaron un tema antes del verano, 'El tomate caliente'. 'Rock con tomate', su duodécimo álbum, el título de este nuevo compacto, supondrá su retorno discográfico tras editar en 2015 ‘He visto un ovni’.

El grupo de Los Palacios y Villafranca (Sevilla) regresa así dentro de su peculiar estilo llamado "agropop", siendo 'El tomate caliente' el avance antes mencionado, un tema que fue grabado en los estudios Tomato Records en Sevilla y disponible en las plataformas digitales. Se trata de una canción-denuncia en clave humorística de los alimentos transgénicos y sus nocivas consecuencias. "Rodeados desde pequeños por campos de tomates, y las bases de los americanos de Rota y Morón, uno de los puntos fuertes por donde entró el Rock en España, hemos grabado un disco más fuerte que el vinagre de Jerez. Con la intención de que el personal disfrute del buen rollo y la buena música, que es nuestro objetivo y de alimentar nuestro directo que es, probablemente, lo que nos da la vida", explica Pepe Begines.


El grupo formado por Pepe y Álvaro Begines, Pepe Linero y Salvador Romero tiene entre sus hitos ser el único ue actuó en dos ocasiones diferentes en la Expo 92 de Sevilla.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

Décima Víctima rescata una vieja grabación y la convierte en su próximo disco

Este viernes, 11 de octubre, verá la luz un nuevo disco de los míticos Décima Víctima que llevará por título 'En el garaje' y que será editado a través de Munster Records. Así lo explica el propio Carlos Entrena, cantante del grupo:

"Tras muchos años, hemos recuperado un ensayo que teníamos en una vieja casete. Originalmente se había grabado en un antiguo cuatro pistas cuya cinta, desgraciadamente, se ha perdido.

La historia de esta grabación se remonta al último fin de semana de octubre de 1983, cuando nos fuimos a grabar a un chalet de la familia de Paco Trinidad al norte de Madrid, en la sierra. Aquel fin de semana fue inesperadamente frío y nos pilló desprevenidos. Fuimos en coche rodeados por la niebla y antes de volver tuvimos que quitar como pudimos el hielo del parabrisas.

En el chalet, Paco estuvo grabando en un cuatro pistas nuestros últimos temas. La grabación se hizo prácticamente en vivo, exceptuando alguna toma añadida de Lars tocando el clarinete y algún detalle de guitarra. El sonido a garaje, como su propio nombre indica, se consiguió en el garaje del chalet y en una habitación contigua donde José Brena tocó la batería.

Yo solía escribir la mayoría de las letras. Siempre me llevaba mucho tiempo y, con el descontrol de trabajar fuera de Madrid desde hacía algunos meses, solo estaban acabadas las letras de ‘Un hombre solo’ y ‘Bajo un cielo abierto”. En los ensayos solía tararear el resto de temas, algo que quedaba parcialmente oculto con el efecto de eco en la voz. Afortunadamente, Lars trajo escritas las letras que faltaban para aquella grabación. En esta cinta el tema ‘Una vez más’ es instrumental y ha pasado tanto tiempo que no conseguimos recordar si en el momento era así o aún no tenía la melodía de la voz definida.

Para la edición de estudio de los temas que pertenecen al disco “Un hombre solo” reescribí la mayoría de las letras. De Lars quedó ‘La frontera perdida’. No es que sus letras no estuvieran bien, pero me resultaba más cómodo e íntimo cantar las mías. Nunca hubo problema en ello porque considerábamos que voz y letra estaban unidas y cada uno tenía libertad para desarrollar su parte del tema. A nivel económico tampoco porque siempre registramos los temas como compuestos por todo el grupo, sin distinción de letra y música.

El diseño de la portada corresponde, como la de todos nuestros discos, a Lars. Sobre un montaje de las fotos de la actuación en la entrega de premios de la Maqueta de Oro del Diario Pop en marzo de 1983 y otra de nosotros en el camerino de Rock-Ola después de acabar nuestro último concierto. El trabajo de investigación, búsqueda y coordinación entre amigos de amigos para encontrar fotos nuestras lo ha hecho Áurea Cuní.

El proyecto de este disco comenzó hace meses cuando Per y su mujer, Áurea, comentaron que habían vuelto a escuchar esa casete de Décima Víctima que guardaban en el trastero y que se notaba la fuerza que teníamos como grupo. Decían que era un testimonio interesante para el coleccionista, y que lo debíamos editar. El hecho de que parte de las letras no fueran las definitivas es una rareza añadida que muestra el proceso de desarrollo y transformación del LP “Un hombre solo”. Esa misma noche a altas horas, solo en el salón de casa y con auriculares, después de casi 40 años, me emocioné recordando el sonido tan personal que teníamos cuando estábamos todos juntos."

Tracklist:

01. Voces fugaces (Cautivo y desarmado)
02. Mirando atrás (En la rebelión)
03. Radical (Noctámbulo)
04. Fuera de lugar (Tierra negra)
05. Entre bastidores (Sobre otra ruta)
06. Una vez más
07. La frontera perdida
08. El éxodo (Es sólo el comienzo)
09. Bajo un cielo abierto
10. Sinceridad (Contra la naturaleza)
11. Un hombre solo
12. Paisaje rural

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

Lanzamiento del último trabajo de Loquillo, 'El último clásico'

El próximo viernes, 11 de octubre, se estrena el nuevo disco 'El último clásico', del que ya dábamos un avance el pasado mes en el artículo José María Sanz "El Gestor", escrito por Lauren Jordan.

Grabado en los estudios Music Lan de Figueras (Gerona) bajo la producción de Josu García, con Jordi Solé a los controles, y acompañado de su banda, el single de lanzamiento ha sido el que da título a la obra, 'El último clásico', una obra que cuenta com composiciones de Gabriel Sopeña, Marc Ros (Sidonie), Santi Balmes (Love of Lesbian), Leiva, Igor Paskual, Luis Alberto de Cuenca, Carlos Zanón, y Josu García.

Promocionalmente, así ha sido anunciado: "Arreglos de cuerda, metales, el disco es una explosiva mezcla de rock moderno y clásico, de audacia y valentía". Es decir, Loquillo en estado puro.

Tracklist:

01. Los buscadores
02. Somos lo que defendemos
03. El último clásico
04. Lo importante es amar
05. Gafas de sol
06. Los sonidos son ideas
07. Como un nada
08. Creo en mí
09. La vampiresa del Raval
10. El resucitado

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

Tam Tam Go! publica disco con importantes colaboraciones

'Volando sobre un tacón' es el título del nuevo trabajo discográfico que trae de nuevo a la actualidad a Tam Tam Go! tras un paréntesis de diez años. Un tiempo de descanso que ambos artistas han empleado para realizarse profesionalmente por separado pero en el que nunca han dejado de tener presente un regreso musical.

Una vuelta a la música que llega de la mano de este nuevo disco en el que Nacho y Javier se han dejado arropar por importantes nombres del panorama musical para volver a dar vida a algunos de sus temas más emblemáticos. Nombres que van desde Coti, pasando por Morgan, Mikel Erentxun, Manuela Vellés o Mikel Izal, con quien interpretan 'Espaldas mojadas', el que ha servido como primer adelanto de 'Volando sobre un tacón'.

Un nuevo trabajo discográfico que llega acompañado por una importante gira que comenzó hace tan solo unas semanas en Cádiz conformada por 140 conciertos y que les llevará por toda la geografía de nuestro país y varios países del otro lado del «charco» donde su música sigue estando más que presente en el recuerdo de sus seguidores.

Tracklist:

01. I come for you (con Morgan)
02. Manuel Raquel (con Manuela Vellés)
03. Espaldas mojadas (con Izal)
04. Un juramento entre tú y yo (con Txetxu Altube)
05. Este payo (con Yadam)
06. Piel sobre piel (con Maico)
07. Belleza pasajera (con Coti)
08. Caer a tus pies (con Mikel Erentxun)
09. Lucía de los cartones (con Andrés Suárez)
10. Atrapados en la red

[Fuente: 100x100musica.es]

‘Sabina 70’, el disco aniversario que repasa la trayectoria del cantante

'Sabina 70', el cuádruple CD que repasa la trayectoria del cantante y compositor jiennense por sus setenta cumpleaños, desde el 'Qué demasiado' (1980) hasta el 'Lo niego todo' (2017). El disco se puso a la venta el pasado mes de septiembre a través de Sony Music.

“Quienes hemos seguido a Sabina durante este tiempo por medio de las canciones, solo podemos estarle infinitamente agradecidos por habernos regalado semejante cancionero”, escribe el periodista Juan Puchades en el texto que acompañará al CD junto con unas recopilaciones de citas de amigos y seguidores, y de muchas fotos.

Tracklist:

CD1 01. Lo niego todo
02. Princesa
03. Peces de ciudad
04. 19 días y 500 noches
05. Tiramisú de limón
06. Y sin embargo
07. Y nos dieron las diez
08. Pájaros de Portugal
09. Así estoy yo sin ti
10. Ese no soy yo (Directo Luna Park)
11. Donde habita el olvido
12. Calle melancolía
13. ¿Quién me ha robado el mes de abril?
14. Por el bulevar de los sueños rotos
15. Caballo de cartón
16. Pastillas para no soñar
17. Pobre Cristina
18. Nos sobran los motivos (Directo)

CD2
01. Contigo
02. Lágrimas de mármol
03. Viudita de Clicquot
04. Con la frente marchita
05. Yo me bajo en Atocha
06. Conductores suicidas
07. Pacto entre caballeros
08. El caso de la rubia platino
09. Medias negras
10. Una de romanos
11. A la orilla de la chimenea
12. Siete crisantemos
13. Pongamos que hablo de Madrid
14. Que se llama Soledad
15. La canción más hermosa del mundo
16. Dieguitos y Mafaldas
17. La del pirata cojo (Directo)

CD3
01. Oiga, Doctor
02. Besos en la frente
03. Que demasiao (una canción para el Jaro)
04. Quien más, quien menos
05. De purísima y oro
06. Yo también sé jugarme la boca
07. Ponme un trago más
08. Yo quiero ser una chica Almodóvar
09. El blues de lo que pasa en mi escalera
10. Eva tomando el sol
11. Mentiras piadosas
12. Una canción para la Magdalena
13. El joven aprendiz de pintor
14. Esta boca es mía
15. Corre, Dijo la Tortuga
16. Besos de Judas
17. Pisa el acelerador
18. Círculos Viciosos - con Alberto Pérez
19. Más de cien mentiras (Directo)

CD4
01. Rosa de lima (Directo)
02. Eclipse de mar
03. Cuando era más joven
04. Peor para el sol
05. Tan joven y tan viejo
06. Barbi Superestar
07. 69 Punto G
08. Juana la loca
09. Y si amanece por fin
10. Llueve sobre mojado - con Fito Páez
11. A mis cuarenta y diez
12. Esta noche contigo
13. La canción de las noches perdidas
14. Pero qué hermosas eran
15. Ruido (Directo)
16. Eh, Sabina (Directo)

[Fuente: La Vanguardia]

Sale a la venta el disco quíntuple de El Drogas con 42 canciones nuevas

'Solo quiero brujas en esta noche sin compañía' constará de 42 canciones repartidas en 5 CD y será editado por Dro-Warner. Después de que en septiembre se publicara el single Al salir la luz, cuyo videoclip se rodó en el casco antiguo de Pamplona con la banda rodeada de gente y que ya tiene más de 200.000 visionados, esta misma semana se hizo público el segundo vídeo, 'Con pinturas de guerra', también realizado por Álex Sanz, y ya disponible en el nuevo canal oficial de El Drogas en YouTube. El músico interpretará algunos temas en acústico y estará firmando discos este lunes, 7 de octubre, en FNAC La Morea.

Cada uno de los cinco discos que componen Solo quiero brujas en esta noche sin compañía cuenta con su propia ambientación musical, temática, arte o coproducción diferente;más una voz, la suya, “que muda de piel como las serpientes”, explican en el comunicado oficial de prensa. “No existe brujería tras esta pluma que no duerme, solo palabras indomables que vuelan con garras y luz por caminos imposibles”, añade el texto promocional escrito por la periodista Laura Piñero.

Enrique Villarreal (Pamplona, 1959) propone un viaje por 42 historias cortas eclécticamente instrumentadas por sus habituales compañeros de banda e interesantes colaboraciones a lo largo de la travesía, como la de Natxo Zabala atravesando versos con una guitarra clásica; Carolina de Juan, voz de una Europa en llamas, o Jimmy Barnatán, “en una canción que explotó en tus ojos”. Por supuesto, “aquí hay rock, patada en la boca, como es habitual en él, pero añade una luminosidad y desnudez acústica novedosa, hardcore, música negra, industrial. Versos que arañan, salpican lágrimas, literatura, actualidad, amor, compromiso social, lenguaje tabernario, poético y hasta un circo imaginario demasiado real”.

Un verso de Leopoldo María Panero,'Solo quiero brujas en esta noche sin compañía', y varios de Eduardo Galeano advierten en el libreto del trabajo lo que está por llegar: “las brujas del relato serán las palabras”. “Ellas, que visitaron al músico en las noches solitarias de composición, han contado las historias que querían contar”. “Las palabras caminan latiendo”, escribió Galeano, y con ese latir nos adentramos en los cinco discos del proyecto, todos bautizados con un timbre y una palabra que ilustra el contenido: Timbre Acústico, Europa (Timbre Oxidado), Timbre Canalla y de Bullanga, Timbre Fundido y Timbre Equivocado. El formato largo favorece el juego de sonidos, arreglos y ambientaciones. Diferente forma, mismo fondo: la impronta de El Drogas.

El arte que acompaña a cada álbum, de cinco autores diferentes, también refleja a la perfección la esencia del conjunto, al igual que las voces femeninas o los coros que desfilan por sus rincones. “Todos reman en un barco que no necesita brújula porque a veces, navegando por caminos imposibles, se puede avistar una isla llena de humanidad”.

En cuanto a las presentaciones, el primer concierto tendrá lugar el 22 de noviembre en Barcelona (Apolo). Después llegarán Murcia, Gijón y Vitoria-Gasteiz, antes de llegar a la sala Tótem de Villava el 6 de diciembre y a la sala Zentral de Pamplona al día siguiente. Y la gira continuará por Santiago, León, Bilbao, Madrid, Valencia, Zaragoza... Antes, eso sí, El Drogas continuará con su gira junto a La Polla, con una fecha, el 11 de octubre en el WiZink Center. - D.N.

Tracklist:

CD1. Timbre acústico
01. Tienes dos manos
02. Al salir la luz
03. Reir tu boca
04. Sin lámpara
05. La noche de la lechuza
06. ¿Por qué?
07. Por caminos imposibles

CD2. Europa (Timbre oxidado)
01. Introxicación
02. Pena de muerte
03. Aquí no tienen nombre
04. Besos de asco
05. Se termina ya
06. Con pinturas de guerra
07. Mientras arde tu país
08. A cara o cruz
09. Cinco cuchillos 1.33
10. Hoy me esperan las sonrisas

CD3. Timbre canalla y de bullanga
01. La mala suerte
02. Ya podemos irnos
03. Con ridículo sombrero
04. Nácar blanco y granate
05. Sólo es febrero
06. La mujer del aguacero
07. Gota a gota
08. Hacha y tiza

CD4. Timbre fundido
01. Lo que voy a contar
02. El dueño
03. Forzudo
04. Un poco más morir
05. Tartazos y tortazos
06. Soy el oso
07. El paraguas al revés
08. Entro y salgo de la maleta
09. Su venganza

CD5. Timbre equivocado
01. No puedo correr
02. Perderte es la diferencia
03. Una calabaza
04. Nuestro naufragio
05. Que no se rompa tu vida
06. Burbuja en el cristal
07. No sabe lo que tengo dentro
08. Acertijos por andar

[Fuente: Noticias de Navara -Enlace original-]

El periodista José María Esteban recopila tres décadas de efervescencia musical en la ciudad de Alicante

Foto: Diario Información
Años 80. Cárcel de Fontcalent. Actuación del grupo de heavy-metal Acero. Su cantante, Alfonso Peña, sube al escenario y saluda a su público con un "Buenas tardes, gracias por estar aquí" y los presos lo celebran a carcajadas. La anécdota, que recorrió España de boca a oreja entre risotadas en camerinos y discográficas, da título al libro que el periodista musical José María Esteban (Melilla, 1952) acaba de publicar de la mano del Instituto de Cultura Gil-Albert y Aguas de Alicante: 'Gracias por estar aquí. Historia de la movida alicantina'. El inspector Pectol está de vuelta.

Prologado por Manolo García, con el que Esteban trabajó los primeros años de carrera del cantante, se presentará el día 17 en Clan Cabaret, un acto que se prevé masivo ante la expectación creada en el ambiente musical alicantino desde que se supo que Esteban, que fue crítico musical de Información, estaba escribiendo de nuevo. Y reescribiendo, porque el autor poco ducho en tecnologías, llegó a extraviar hasta dos libros completos acabados. "Perdí muchos originales y cuando volvía a escribirlos siempre me contaban cosas nuevas", relata entre risas. Así que un día decidió poner punto final a un relato que parecía infinito y se le aparecieron unos editores que tenían muy claro que ese material había que publicarlo y ya.

Esteban niega el carácter enciclopédico de su obra, pero es tal la cantidad de información, nombres de músicos, grupos, fechas y testimonios que aporta que resulta difícil evitar ese calificativo. Nadie ha acometido hasta ahora la ingente tarea de escribir una crónica, periodística por momentos, memorialística en otros, y siempre amena, de casi 30 años de la escena musical de la ciudad de Alicante.

El grueso de la obra (215 páginas en tamaño A4 con cenetanres de imágenes de casi un centenar de fotográfos) se centra en la segunda mitad de los años 70, las décadas de los 80 y 90, y llega con algunos apuntes al presente siglo, incluso hasta hace menos de un año cuando el personaje y la historia lo requiere. Arranca con un pionero de los "grupos modernos", Gaspar Campillo (Henry Le Diable), que dio el salto a Madrid -en los 80 regresó y abrió el mítico Chez Gaspar's- y recorre todos los géneros y tendencias que tuvieron su expresión en la terreta: el rock duro, el progresivo, el garaje, el punk y el after punk, el rockabilly, el pop, el jazz, el blues, el flamenco, el country. el tecno, las cantantes solistas... a través de capítulos temáticos, magníficamente titulados -los 36 solo contienen dos acertadas palabras- y casi todos ellos conectados por músicos que saltan de uno a otro como Alfonso Peña, una especie de hilo conductor del relato. Esteban dedica mucho espacio a músicos de altura, imprescindibles, que dejaron huella en numerosos proyectos como Guillermo Rodríguez Soler "Willy", Yerba, Bojías, Tommy López, Héctor Vulpe, José Luís Escolano "Peluso" o José Rodríguez Lillo "Gepetto", aborda con profusión las carreras de grupos que triunfaron, rozaron el éxito o fueron fundamentales en su momento, como Mediterráneo, Costablanca, Acero, Bluenáticos, Pili Perkins, Café Grecó, Morticia y Los Decrépitos, Guaraná, pero bandas que no llegaron a grabar o duraron un suspiro también tienen su sitio en este "quién es quién" de lo que se llamó la movida alicantina. El libro contiene capítulos de cuentan hechos que hoy nos parecerían ficción, como el comprometido papel que desempeñó un grupo de magnificos locutores y periodistas de radio, pues en aquellas épocas las emisoras locales tenían programación propia de música y apoyaban a las bandas de Alicante, o la profusión de locales para conciertos.

Contiene historias de perdedores, de ilusiones, de camaradería, de respeto y amistad entre músicos afiliados a tendencias supuestamente opuesetas, sinceros tributos a los que ya no están; momentos históricos como cuando Mediterráneo convocó a 40.000 personas en la playa del Postiguet, el homanaje a Willy en Benidorm o cuando el colegio Maristas de la Avenida de la Estación acogió un festival punk para escándalo de muchos, y siempre regado con anécdotas, decenas, muchas vividas en persona por el autor, otras relatadas por terceros, y que también funciona como crónica cultural de una época. "Como me decía Enrique Morente, las artes no pueden disociar", afirma este veterano periodista que admite ser un superviviente -"lo tengo clarísimo"- y que cuando se le pide un resumen de la movida alicantina responde con seis palabras: "Nivel técnico increible y mucha mala suerte".

[Fuente: Rogelio Fenoll para Diario Información]

'Negro oscuro', el nuevo libro de Pablo Martínez Vaquero

La subcultura gótica arrancó silenciosa en 1980 pero no comenzó a arraigar aquí hasta 1982 bajo el término periodístico de onda siniestra. Desde Madrid, Alaska y Los Pegamoides fueron pioneros en dar a conocer los iconos ingleses del género. Aunque el texto abarca desde el año 1981 hasta 1985, también da cabida a bandas y hechos posteriores cuando el fenómeno empezaba tímidamente a denominarse gótico. Trece capítulos, trece, dedicados a rescatar la historia de decenas de grupos musicales estatales que encontraron su sonido en la pesadumbre, lóbregos jardines, cementerios y las tinieblas de ultratumba, complementados con imágenes impagables de Miguel Trillo, Francesc Fàbregas, Alberto Morante o Xavier Mercadé, entre otros, que lo captaron todo certeramente.

Así comienza:

A principios de los años ochenta del siglo xx, en España se empezó a hablar de música siniestra para definir los sonidos, tensos y angustiantes, de diversos conjuntos que aparecieron en varias ciudades del país. En su mayoría eran de Madrid, influidos por bandas inglesas, más o menos coetáneas, que en su nación habían sido etiquetadas como góticas...

Su contenido está dividido en capítulos dedicados a grupos en concreto (Alaska y Los Pegamoides, Parálisis Permanente, Gabinete Caligari, Derribos Arias, Los Seres Vacíos, Décima Víctima, La Fundación, Los Monaguillosh, Alphaville, Claustrofobia y Desechables) y el último, 'Más entes infaustos y otras oscuridades', que aglutina un poco de todo con respecto a otras formaciones del género.

El ovetense Pablo Martínez Vaquero ha sido redactor y presentador de los Servicios Informativos de TVE en Asturias, el Canal 24 Horas y el Canal Internacional del ente público estatal. Con anterioridad, trabajó en Radio 1 y Radio Exterior de España (RNE), Radio Asturias (Cadena SER), Radio Vetusta y Oviedo Televisión. También pasó por las redacciones de rotativos regionales como La Voz de Asturias, La Nueva España y El Progreso, además de colaborar en varias revistas culturales y musicales. Asimismo, ejerció como docente en la Escuela de Radio del Ayuntamiento de Oviedo y en la emisora municipal Onda 29 del Ayuntamiento de Siero (Asturias). En su adolescencia, en los primeros ochenta, redactó y diseñó fanzines nuevaoleros, se inició en radio amateur e hizo y deshizo varios grupos de música pop. Al mismo tiempo, dibujó y publicó cómics, realizó murales pop para diversos locales tras haberse iniciado en el teatro independiente. Este es su tercer libro publicado.

[Fuente: Editorial Milenio]

6 oct. 2019

'Mi paraíso' de Los Secretos

Es probable que el (lógico) impacto afectivo y el vacío que supuso el óbito de Enrique hace 20 años fuese para Los Secretos mucho mayor que el que el resto de los admiradores fervientes pudimos imaginar, lo cierto es que el grupo entró en una espiral tambaleante de mediocridad creativa que nos hizo temernos lo peor, a pesar de la confianza en las nada desdeñables cualidades compositivas de Alvaro y la admisión de que Enrique había puesto un listón tan alto que procedía obviar por cuanto era claro que el grupo no iba a tirar la toalla y seguir sin el. Los discos de estudio con los que Los Secretos entraron en el nuevo milenio eran monocordes, sin la chispa ni la brillantez que, incluso, siempre tenían los lp´s menores previos a la luctuosa pérdida del mediano de los Urquijo. No perdieron, afortunadamente y a pesar de ello, ni la honestidad profesional ni la perfecta comunión con sus fieles de sus directos, el sonido seguía sobreviviendo impreso en la influencia del mejor rock americano pero a las canciones les faltaba ... algo.

Pero, como dice el dicho, "no hay mal que cien años dure" y en pleno periodo de escepticismo y de recesión a todos los niveles, Los Secretos han vuelto con un disco espléndido que recupera los niveles de calidad que en otro momento acompañaron al grupo: las composiciones de Alvaro, una vez superada su irritante aversión a la industria según sus propias palabras y haber recuperado la mejor de sus inquietudes, siguen navegando por el cantábrico de emociones marca de la casa, suenan frescas, bonitas, actuales (la producción de Nigel Walker es sencillamente espectacular) y la instrumentación parece haberse contagiado de la luminosidad de las letras, algo que, a mi juicio, no ocurría desde aquel "Cambio de planes" del 93, para conformar un larga duración, que incluso se hace corto a la escucha, del que nada es prescindible y en el que canciones como la que da título al disco ("Mi paraíso), "Me olvidé de tu nombre", "Dinero por amor" o la excelsa "Párpados pintados" están destinadas a un lugar de honor entre el (largo) repertorio de Los Secretos.

Tracklist:

01. Mi paraíso
02. Si pudiera para el tiempo
03. Escrita en el corazón
04. Lejos
05. Dinero por amor
06. Párpados pintados
07. Me olvidé tu nombre
08. Las flores de septiembre
09- Prisionero en tu memoria
10. Tan lejos de ti
11. Si me quieres esta vez
12. Entre mil caras

[Redacción Nuevaola80. Aurelio Sánchez]

Los guipuzcuanos Humedecidos recopilan toda su obra en un disco

Dos años de duración fue la que tuvo este grupo procedente de la localidad guipuzcuana de Zarautz. Fue entre 1982 y 1984 cuando la banda tuvo su actividad, y así es como han titulado a este recopilatorio que aglutina toda su obra, '1982-1984'. Después se reconvirtieron en los no menos conocidos OK Korral, con ritmos más "rockabilleros".

El disco se puso en funcionamiento el pasado mes de agosto con once canciones, cuatro de ellas procedentes de la maqueta que grabaron en los Estudios Tsunami en San Sebastián en 1983. Los demás temas formaron parte del concierto que ofrecieron en el Autódromo de Lasarte en abril de 1984. '1982-1984' ha visto la luz a través del sello Mukizu Zintak.

01. Tu la quieres ver morir
02. Callejones
03. La ruleta rusa
04. La ciudad de los blandos
05. Edith Piaf
06. El decibelotrón
07. Apología del sufrimiento
08. El plan de ocupación
09. Dani El Rojo
10. Una mano para el dinero
11. Policía nacional

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]