11 sept. 2019

La nueva vida de los "cero"

Grandes noticias desde el muro de facebook de 091:

"La otra vida de 091.

Sólo han pasado 25 años desde que grabamos nuestro último disco en estudio. Suponemos que después de una resurrección era obligado vivir “otra vida”.
Que así sea.

Para empezar, portada y título.

El viernes 13 de septiembre tendréis un primer single de adelanto, “Vengo a terminar lo que empecé”, y el 18 de octubre el álbum completo.

Tras tantos meses de trabajo esperamos de verdad que las nuevas canciones os gusten tanto como a nosotros.

Y a partir de noviembre habrá "otra vida” en los escenarios".

[Fuente: facebook del grupo]

8 sept. 2019

José María Sanz "El Gestor"

A su buen hacer, está claro que Loquillo, es uno de los iconos de nuestra generación y nuestra evocación musical, pero más indudable queda, que José María Sanz, el hombre detrás del músico, es un excelente gestor de su carrera y de su propia industria musical.

Es ya noticia que en breve nos volverá a sorprender con nuevo material discográfico. A la luz queda visible su nuevo single 'El último clásico'. Una gran composición sin duda alguna, y que a bien, nos descubrirá en un último e impoluto trabajo. Pero esta vez, no voy a hablar de Loquillo, voy a hacerlo de José María Sanz, el humano que supo reinventarse una y otra vez, resurgir de las cenizas para alcanzar una carrera de alto respeto, sólida y duradera en el tiempo. No es fácil mantenerse en el candelero cuatro décadas, nada fácil, repito.

Loquillo te puede gustar menos, o te puede gustar más, hay quien lo ama y hay quien lo odia. Legítimo es el derecho del público consumidor, pero desde la imparcialidad debo proponer que queda notorio y merecido su trono en la circunscripción del rock and roll.

Atrás quedaron aquellas primeras independientes, casi artesanas que aunque sinceras en el arte, y ante infructuosa resistencia no tardaron en ser absorbidas por las grandes compañías. Atrás quedaron también las gloriosas inversiones de las multinacionales, los leoninos contratos que a la vez que te ahogaban, te lanzaban como un proyectil hacia a la fama. Todo quedó atrás, y el músico tuvo que nuevamente concebirse, hallar el camino y volver a proyectarse.

Arduo y dificultoso es el camino de un músico. Siempre en la lucha de un concepto, en el cuidado impoluto de una imagen, porque todo está en juego; desde la reflexiva composición y selección de temas, la compleja producción en estudio, pasando por el artificioso diseño del disco, hasta llegar a la sensibilidad de la imagen a través del lanzamiento de un video clip… todo está estudiado y trabajado, y más, cuando es un músico el que tiene que invertir en su propio proyecto, y en ocasiones hipotecarte literalmente.

Si hay una cosa que he aprendido en la franqueza de la vida, es que somos la consecuencia de nuestros actos; aquello que hacemos, en lo que creemos y por lo que apostamos, nos dará el resultado a medida de nuestro propio esfuerzo, En este caso José María Sanz, aplica perfectamente aquello de “Business is business”, los negocios son los negocios. Valorar cada detalle, gestionar cada pormenor para que el resultado sea el deseado. Imagen, medios, compositores, músicos bien asalariados, saber rodearse de la gente adecuada en el momento adecuado.

Debo confesar, que como músico, compositor y productor, es un mundo que me apasiona… la industria musical y sus transformaciones, el ingenio y la agudeza de cada artista para situarse en el lugar que le corresponde. Os vuelvo a repetir que hoy no he venido a hablar de Loquillo, he venido a hablar de Jose María Sanz “El Gestor”.

[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]