19 nov. 2019

II Rockin 80s Festival. Homenaje a tres grandes

Foto: Manolo Caeiro
Hace ya unos años que el club Rockersaurios, en forma de club rocker y asociación cultural programa eventos, en su mayoría dedicados a la música, aunque también desde otras formas proyectan su activismo y propagación, como pueden ser presentaciones editoriales (libros), vermuts, redes sociales, etc., todo siempre bajo un único motivo, el mundo del rock and roll y el rockabilly.

Por sus eventos ya han desfilado artistas, tanto nacionales como internaciones, como  Black Cats, Los Faraones, Johnny Moon and the Selenites, Phil Haley and his Comments, General Lee, etc. La tendencia es de alta continuidad, ya que para el próximo mes de abril tienen otro evento y en su cartel estarán los franceses The Spunboys y The Swamp Shakers.

El pasado fin de semana, 15 y 16 de noviembre, nos conquistaron a todos con un especial Rockin memorial. El viernes ya hubo un adelanto con un concierto de bienvenida en la sala Crazy Fats, con la actuación de Los del Paso. Calentando motores, el mismo sábado por la mañana en el Dakota Custom Bar, tuvo lugar la actuación The Rhythm Nuts, y los platos de D.J. Cocran nos hacían intuir que el día sería largo. También Nano Barbero, el gran diseñador y dibujante firmaría sus láminas y nos presentaría su última creación “Los pinchadiscos del pantano”, invento proveniente de una imaginación loca e ingeniosa.

Las puertas de la sala Cool se abrirían para una noche mágica: la merecida ocurrencia de hacer un homenaje de manera póstuma a tres de las estrellas más representativas del rockabilly español. Un evento en su más justa medida y plena reivindicación de una identidad propia, en memoria de los nunca olvidados Mauricio Aznar del grupo zargozano Más Birras, Rockin´Pauly de los valencianos Rock´n´bordes y Tony Luz de los autóctonos Bulldog.

La noche la abrirían los canarios Brave Missy & the Cavaliers, con su estilo Jumpin jive song, haciendo reverencias al más genuino Bill Haley and the Coments, un espectáculo arrollador que impedía estar quieto a los asistentes, un show demencial que con su calor isleño nos hicieron rápidamente entrar en temperatura en esa fría noche de Madrid.

El listón quedó muy alto después de este bravísimo quinteto. El público estaba voraz y ansioso a la espera de la siguiente actuación, Montana. ¿Quién no recuerda a la mítica banda? Formados a mediados de los 80s, Montana es un grupo que se ha movido entre rock and roll, blues, country, soul, personificando su estilo en un sonido muy propio, siempre encabezados por la atronadora voz de Antonio. Siete trabajos discográficos en el mercado, llegando a alcanzar disco de oro, varios éxitos en su palmarés, “Velasco”, “Rodriguez”, “El rock de la cerveza”, “Seiscientos”, etc. Esa noche la ciudad de Madrid vibró con sus canciones, con esos grandes hits que el público hizo como propios, coreando desde el primer al último tema. Una banda con peso y contundencia en el directo, un concierto irrebatible. Los comentarios y la crítica del público fue tremendamente positiva. Con la certeza, de que van seguir dando guerra y con la idea próspera de un posible nuevo disco; tenemos Montana para rato y esos nos alegra.

El plato fuerte de la noche estaba a punto de presentarse. El tributo bien merecido a esos tres grandes artistas, a esas estrellas caídas, que esa noche iban a brillar más que nunca. La banda base no sería otra que Faraones, y los artistas invitados irían desfilando uno detrás de otro conmoviendo al aforo y en situación de clara emotividad. El primero en salir sería David Mad Mayer, una joven y esperanzadora promesa de nuestro rockabilly estatal, seguido por el sobradamente conocido Marcos Sendarrubias. La magia del crepúsculo nos tenía sumergidos en la emoción, era difícil contener las lágrimas en tan soberbio momento y eso se notaba especialmente en los que estaban encima del escenario. Sonaron “Apuesta por el Rock and Roll” “Esa chica llamada soledad” y “Tren de media noche” de los Más Birras o “Esa carita de angelito” de Rock´n´Bordes. El siguiente en salir sería Pablo de Los del paso, arrancando el acompañamiento del público con “Beber no cura” y “Dios de mi se olvidó”. La cumbre estaba a nuestro alcance y en ese momento aparece Josele y Ramón de los míticos Bulldog, pioneros del rockabilly en España, la sala parecía derrumbarse… Ramón, claramente emocionado, después de más de una década sin tocar el contrabajo, quiso dedicar su actuación, junto a Josele, a los tres fallecidos. “El ingeniero rockero”y “Rock del seiscientos” míticos hits de Bulldog. El final de fiesta y colofón vendría con “Es la vida”; himno que Pauly nos dejó como el mejor de sus legados; sobre el escenario Be Bop´ Nando, el otro 50% de Rock´n´Bordes, los Faraones, Javi, Arturo, Salomón y Hugo, Josele Bulldog, Pablo, David Mad Mayer, Marcos Sendarrubias , Rubén Olivares, los Rockersaurios… y un servidor que desde la humildad, y llegado a este punto reitero las palabras que dije sobre el escenario: “es un gran honor que se me haya hecho el encargo de ser Maestro de Ceremonia, es una de las cosas más emotivas que realizado en mi carrera artística”.

Decir también, que aparte de los mencionados, fue muy emotivo ver allí a Silvia Guerrero, viuda de Pauly, y a Miguel Mata (bajista de Más birras), que además de la presencia de ambos, nos honraron trayendo una chaqueta de Mauricio y otra de Pauly expuesta al público.

Mil gracias a Rockersaurios por hacer tan legítima y justa esta merecida causa. Ese concierto pasará a los anales de nuestra historia sin duda alguna. Habéis dejado el listón muy alto, lo tenéis complicado para igualar el siguiente Rockin 80s.

[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]

No hay comentarios:

Publicar un comentario