1 dic. 2017

Ramonsters en Rock-Ola

¿Quiénes? ¿Dónde? No, no. Ni es la banda de Joey, Dee-Dee, Johnny y Marky, ni van a tocar en la C/ Padre Xifré, pero parecido. Por una parte están Ramonsters, una banda tributo a los neoyorquinos punk-rockeros más influyentes desde finales de los 70s, y por otro, aunque la sala conserva su nombre, Rock-Ola, ahora está ubicada en la calle José Abascal de Madrid, pero con los mismos protagonistas que antaño la conviertieran en el verdadero templo de la movida madrileña, es decir, los hermanos Perandones, Pepo y Magín.

Pero hablemos de Ramonsters, leyendo el texto de la web de Spanish Bombs (sí, como la canción de los Clash...), su agencia de Management:

Han pasado más de 40 años desde la formación de los Ramones, casi 20 desde su disolución, pero la huella cultural dejada por el grupo neoyorquino sigue siendo indeleble. Espíritu adolescente, canciones de apariencia sencilla, textos a pie de calle, vocación lúdica y apabullante energía escénica fueron las armas esgrimidas por los cuatro rateros de Queens, uno de los nombres más influyentes en la historia de la música popular contemporánea. La irrupción de Ramonsters, supergrupo de versiones ramonianas formado por Enrique Bastante (Flash Strato, Gabinete Caligari), Manolo UVI (Commando, La UVI), Rafa Le Doc (PPM, Commando) y Mario Vaquerizo (Nancys Rubias), es la enésima prueba del profundo calado de la obra de los estadounidenses.
Ramonster nace con el objetivo de conjugar diversión y homenaje, pero que nadie se llame a engaño, porque esto va en serio. Quienes asistieran a su estreno en directo –el pasado 5 de febrero en Madrid, como remate a la fiesta “Últimos Fichajes” organizada por Spanish Bombs, su oficina de representación– pudieron comprobar que estos cuatro veteranos de nuestros escenarios le tienen tomada la medida al sonido de Ramones y que afrontan la tarea de homenajear tan glorioso repertorio con el máximo respeto hacia el mismo.

“Mi relación con Enrique es estrecha, porque lleva años trabajando como técnico de Fangoria”, explica Vaquerizo. “Él me contó que había puesto en marcha esto junto a Manolo y Rafa, así que me ofrecí como cantante. Me apetecía estar en otro grupo con un concepto completamente distinto al de Nancys Rubias”. La propuesta de Vaquerizo no cayó en saco roto. Ramonsters aún no tenían cantante y tampoco perdían nada por probar. “Yo tenía mis dudas con Mario”, reconoce Bastante. “Pero le dije que adelante, que se prepara unos temas y que nos veíamos en el local. Nos sorprendió a todos, estamos flipando con él. Se había aprendido las canciones de puta madre, entraba en su sitio, afinaba e incluso había pedido ayuda para traducir las letras al español, porque él con el inglés lo tiene chungo”.

El cable con las adaptaciones al español, uno de los rasgos distintivos de Ramonsters, es lanzado por un ilustre como Nacho Canut, pieza cardinal de nuestro pop en las tres últimas décadas (Kaka de Luxe, Parálisis Permanente, Pegamoides, Dinarama, Fangoria) con indiscutible bagaje ramoniano a sus espaldas, ya que también formó parte de Los Vegetales e Intronautas. Con los textos convenientemente transformados, el grupo se impone una férrea disciplina de ensayo que viene a desmentir el bulo sobre la simplicidad de un repertorio tan universal como glorioso. “Sonar parecido a los Ramones es muy fácil”, advierte Manolo UVI, “pero sonar como ellos realmente es complicadísimo”. El batería Rafa Le Doc, quien en 2001 grabó con PPM una apabullante versión facsimilar del legendario doble directo “It’s Alive”, confirma la tesis de su compañero en la base rítmica. “Algunos dicen que lo de los Ramones, por aquello de que son canciones con pocos acordes y mucha melodía, es muy fácil de hacer, pero creo que no, que si lo haces mal suena fatal, no es tan sencillo”.

En el caso de Ramonsters, la calidad nacida del respeto hacia las fuentes garantiza un espectáculo de altura: divertido, idóneo para compartir en buena compañía y eminentemente bailable. 


La cita es el próximo 23 de Diciembre a partir de las 21:00 h. con entradas a 12€ anticipada y 15€ en taquilla, en la nueva sala Rock-Ola (C/ José Abascal, 8. Madrid).

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

No hay comentarios:

Publicar un comentario