14 sept. 2016

Fallece Ringo Julián

El pasado domingo nos dejó Ringo Julián (Barcelona, 1962). Pese a su importancia capital en determinados círculos, su nombre no figura en ninguna crónica oficial de la cultura barcelonesa. Catalizador de numerosas iniciativas desde el comienzo de la década de 1980 en diversos aspectos de la cultura pop, ha sido despedido este martes por sus amigos más cercanos con todos los honores psicodélicos y con canciones de Who, Beatles y Chords. Para algunos el pop no es solo un estilo musical o artístico. Para Ringo Julián el pop fue también muchas otras cosas. No lo tomó como un simple aficionado o un espectador. Ringo -seguramente nadie le llamaba Ricard desde, por lo menos, 1980- era incapaz de quedarse al margen y decidió que iba a hacer la guerra por su cuenta sin aceptar normas de otros. Nunca se acomodó en sus logros y, llevando a caboel único mandamiento mod, siempre fue un paso por delante, sabiendo que si esto está bien, seguro que hay algo que está mejor. Solo hay que buscarlo.

Ya de adolescente, los Beatles le abrieron la puerta para descubrir la riqueza musical y cultural de los años 60. Se zambulló plenamente en su investigación y como habitual de mercadillos y tiendas de segunda mano consiguió, antes de que el coleccionismo fuera respetable, una envidiable cantidad de discos, revistas, libros y objetos relacionados con aquella década. Por entonces formó parte de los Jet Beats, una pandilla callejera que unos cuantos amigos rockers aficionados al Mersey beat crearon a imagen de 'The Wanderers' y a la que cantó Loquillo en 'Ahí vienen los Jets'.

Con la llegada de los 80 se convirtió en pionero de la escena mod local, en una época en la que todo se aprendía casi por casualidad. Pronto se estableció como referente gracias a la organización de conciertos, concentraciones y otros eventos. Publicó, entre 1984 y 1988, el fanzine mod más influyente del país,'Reacciones', del que salieron 18 números. Allí aparecieron, en muchos casos por primera vez, artículos suyos sobre Brighton 64, Los Negativos, Los Flechazos, Sex Museum o unos Aullidos en el Garage antes de convertirse en Los Sencillos, y brindó su apoyo a decenas de nuevos grupos.

Numerosos 'modzines' florecieron gracias a su inspiración. Ringo fue objeto de crítica despiadada desde los sectores más ortodoxos por su descarada exhibición de ideas propias y el desacato a reglas que nunca existieron en vida del movimiento original. Echó el cierre a su fanzine y paulatinamente se fue desvinculando de la escena para centrarse en su otra pasión, el arte.

Ya a mediados de los 80 había comenzado a pintar según la influencia de Lichtenstein, Warhol, Oldenburg, Ramos y otras figuras del pop art, en un estilo muy simple, de trazos claros y colores planos. A medida que mejoraba su técnica, totalmente autodidacta pero aprendida de su bien surtida biblioteca, su obra ganaba en complejidad. Diseñó portadas de discos, participó en 'happenings' en el escenario con grupos mods y experimentó con filmaciones en formato Super 8. De esta época datan series pictóricas como 'Con quién andan nuestras hijas' o '1000 6t's Girls'.

BAR ACOGEDOR

En 1994 abrió The Pop Place, un bar que inauguró aglutinando sus varias facetas (música, arte, coleccionsmo, 'happenings'). Mientras permaneció abierto supuso una refrescante alternativa a la endémica escasez de locales acogedores que azota a esta ciudad. Allí se escenificó la transición entre un Ringo netamente 'sixties' a uno más experimental. Eso se tradujo en un progresivo cambio de música y público hasta su cierre en 1996. Los escoceses Trashcan Sinatras llegaron a dedicar una canción al Pop Place, y los mismísimos Oasis, ya famosos pero muy poco antes de dar su pelotazo mundial, pasaron también por allí. Ringo, por supuesto, ni sabía quiénes eran.

Tras el cierre del bar, Ringo se aisló voluntariamente de lo que hasta entonces era su ambiente más cercano y empezó a colaborar con asociaciones antiprohibicionistas.

Retomó la pintura a finales de los 90 con su magnifica colección 'Visionary Pop', en la que apenas quedan rastros de pop art tradicional y en la que conjuga imágenes femeninas figurativas y pintura psicodélica. Realizó varias exposiciones en los ultimos años y tenía excitantes proyectos que, por desgracia, nunca se llevarán a cabo.

[Fuente. Elperiodico.com]

No hay comentarios:

Publicar un comentario