27 oct. 2015

BB Sin Sed: Saltos del tiempo

Foto: Antonio Rey
No hace mucho tiempo reseñaba en esta misma página el retorno a los escenarios de BB Sin Sed para conmemorar el XXX aniversario de la fundación del grupo. En principio serían unos pocos conciertos su zona y nada más, cruzaba los dedos y rogaba para que el "ansia" de escenario pudiese más que esa idea inicial y se animasen a continuar girando.

Cumplía el Xiria Pop de Carballo su mayoría de edad ese fin de semana del 18-19 de septiembre, XVIII ediciones de un festival fiel a sus principios, pensado para disfrute de los que no se apuntan a lo fácil. Fue una más que agradable sorpresa ver que BB Sin Sed estaban incluidos en el cartel, dando así su primer concierto fuera de tierras catalanas en lustros.

A pesar de que "nuestro" grupo se encargaba de cerrar la jornada del sábado (y por tanto la edición 2015 del Xiria Pop) de que eso suponía que el concierto empezaría bien pasadas las 2 de la madrugada, de que el camino de vuelta entre unas cosas y otras nos llevaría a casa casi una hora después de finalizar la actuación de los de Sabadell, nos prometimos ir, no podía ser de otro modo, hay oportunidades que no se deben dejar escapar (y menos dos veces como sería mi caso).

La espera no se hizo larga y antes del concierto charlamos con los componentes del grupo que amablemente me firmaron los dos vinilos y el cd que les llevé. Con el retraso habitual que se va acumulando en los festivales empezaron su concierto bien pasadas las dos de la mañana... no sabíamos que grupo esperar sobre el escenario: el más acústico de Casa Doce, el más vaquero de su primer mini lp, el más eléctrico de su Sed de Sed o el más experimental de Ahora... la duda quedó resuelta en segundos... electricidad a raudales, potencia y entrega máxima. Se me hace difícil elegir un adjetivo que describa lo visto en el escenario de la sala Dublín esa madrugada de domingo... la energía desplegada por Xavier Vendrell, Remember, Ximo Valls, Jaume Avellaneda y Félix Pla nos golpeó desde el primer acorde y nos dejó sin respiración hasta el final.

Volvimos a casa con la satisfacción del "deber" cumplido y la promesa de volver a verlos si se nos ponen a tiro. Nadie debería perderse una experiencia como esta.

¡Laga vida a los BB!

[Redacción Nuevaola80. Ricky Rodríguez]

No hay comentarios:

Publicar un comentario