7 may. 2018

Colosales PVP en El Sol

Foto: Áurea Cuní
El 2 de mayo tuve el placer de volver a ver en directo a los colosales PVP. Y de nuevo fue en la sala El Sol compartiendo cartel con Eddie and the Hot Rods y The Gold en el Festimad’18. Os puedo asegurar que PVP sonaron mejor y con más energía que los propios Hot Rods.

Siempre me ha encantado la enorme complicidad que tienen Juanjo Valmorisco, voz y guitarra y Jesús Amodia, guitarra solista, los PVP de toda la vida, y lo bien que han sabido encajar los “nuevos” Manolo UVI al bajo y Rafa Ppm Le Doc, una máquina a la batería.

En esta ocasión y al ser un concierto con varios grupos, tocaron menos tiempo del habitual y nos dejaron a todos con ganas de mucho más. Fue un concierto oscuro y trepidante, dedicado en su totalidad a su primera época, dejando fuera del repertorio todos los temas de su precioso último disco de 2016. Para mí, que tengo alma oscura y punky, me pareció perfecto y no me pudo gustar más y eso que 'Hermanos de piel' me encanta.

Empezaron con sus canciones más oscuras: 'A Galileo', una de mis favoritas, absolutamente negra, 'Las reglas del juego' con sus bonitos riffs densos, la maravillosa 'Mentir', una salvajada de tema que mejora con los años y en directo es bestial, y la siempre bella 'Entre las ruinas'. Para continuar con éxitos de su primer disco como 'Tacón y cuero' con ese maravilloso solo, la siempre vigente 'Descontrol', su ska más conocido 'El coche de la Plas' y 'A Casa en Coche'.

Juanjo, con su bella voz grave y cañera, cantó fantásticamente a pesar de tener una terrible migraña. Se le ve disfrutar tanto sobre el escenario, que nos contagia a todos los asistentes. Jesús sacaba unos geniales y variados sonidos a su clásica Les Paul con sus múltiples pedales de efectos, tocando siempre impecablemente y con pinta de chico malo y duro, que contrasta con esos riffs y solos tan tiernos, cautivadores y fascinantes. Manolo, siempre perfecto y potente al bajo y con esa imagen tan punky que le caracteriza. Y Rafa, que ha sabido adaptarse perfectamente a la banda, a pesar de ser más joven, le da al grupo esa garra brutal con su forma tan variada y eficaz de tocar la batería.

Nunca me cansaré de verlos en vivo.

Como siempre estuvo magnífico el sonido a cargo del gran José Lanot.

Al día siguiente repitieron bolo con Eddie and the Hot Rods, esta vez en Barcelona. Seguramente tan perfecto como el de Madrid.

[Redacción Nuevaola80. Áurea Cuní]

No hay comentarios:

Publicar un comentario