31 dic. 2009

Se termina 2009, el año que se llevó por delante a Antonio Vega, Michael Jackson, José Ramón Ordóñez e Iván Zulueta

Entre otros muchos, como el actor José Luís López Vázquez, el escritor Francisco Ayala o el periodista deportivo Andrés Montes.

Todos decimos en el momento que perdemos a alguien querido que la vida sigue. Y es cierto, el viaje es corto, a veces intenso, en ocasiones anodino, pero lo que está claro es que hay que hacer mención especial a este devastador año 2009 que hoy se despide con un trágico balance.

Sabíamos que la existencia de uno de nuestros mas grandes compositores musicales, pendía de un hilo. Llevaba muchos años a caballo entre la vida y la muerte. Había llegado a lo mas profundo de nuestros corazones componiendo e interpretando desde finales de la década de los 70s. Se había convertido en ídolo de muchos, amasador de melodías inolvidables, pero sobre todo, en el maestro, para la gran mayoría. En mayo se callaba su voz para siempre, se iba el chico de ayer, nos dejaba Antonio Vega, la voz mas sensible del pop de los últimos 30 años.

Cuando aún estábamos conmovidos por la desaparición del mito madrileño, una mañana de junio todos los titulares de prensa se saturaban con la noticia de la muerte del Rey del Pop: Michael Jackson fallecía en su casa de Los Ángeles, envuelto en un turbulento devenir (como tenía que ser) de sospechas de suicidio, asesinato, sobredosis intencionada..., ¿quién sabe?. La repercusión fue tremenda, tan solo equiparable a la del otro Rey de la música total, por supuesto nos referimos a la de Elvis.

Regresando a nuestro país, dos figuras de menor alcance, aunque no por ello menos sonoras en el mundillo cultural, nos decían adiós. De una parte, desde Asturias, un luchador eterno, José Ramón Ordóñez, fundador del grupo mas longevo de nuestro rock, los Stukas, no pudo vencer una enfermedad que le acechó desde hacía unos meses y que, por fin, los pronósticos mas negativos daban al traste con las intenciones vitales del músico. Y, para terminar, tan sólo hace unas horas, se nos iba un icono del cine nacional, un personaje que plasmó la realidad mas cruda de una década que nos marcó para siempre, se nos iba el donostiarra Iván Zulueta, director de la película 'Arrebato' y reconocido grafista.

Para todos ellos, hasta siempre. Feliz 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario