28 sept. 2012

La historia de los Rebeldes llevada a la pantalla

Foto: rebeldes79rockabillybarcelona.blogspot.com.es
“Nos veremos en Ibiza, en Mallorca, Sant Lluís y Mahón, bailaremos en Valencia, en Alicante, en Gandía y Benidorm…”. Mediterráneo, Bajo la luz de la luna, Mescalina son grandes éxito que “pegaron” fuerte en los años ochenta y que aún continúan escuchándose en los karaokes. La banda que las popularizó, Rebeldes, consiguió un éxito masivo gracias a letras pegadizas, una música inspirada en las raíces del género musical y una puesta en escena muy enérgica. Con el propósito de rendir homenaje al cuarteto original –Carlos Segarra, Aurelio Morata, Moisés Sorolla y Emilio Díaz- que lanzó a la fama a este referente musical del rock’n’roll, Carles Prats, ultima el documental Rebeldes 79 Rockabilly Barcelona, producido por Sinfín, que revive la historia del grupo desde 1979 hasta 1985. El escritor y director también estuvo al frente, entre otros, de Loquillo leyenda urbana, Quiero tener una ferretería en Andalucía y Monty Python's Spamalot.

La idea surgió en el 30 aniversario de Rebeldes. “Un grupo muy importante para Barcelona porque consolidó toda una generación de rock’n’roll a partir de las raíces clásicas del género, el Rockabilly”, comenta Prats. Tres años después, el proyecto se encuentra en su fase final. Está previsto que se estrene a finales de noviembre, con una presentación especial previa en el festival In-Edit.

El grupo convivió con otras bandas rockeras de la época, como La Banda Trapera del Río y Loquillo y los Trogloditas. “Rebeldes influyeron directamente en Loquillo y otros grupos que vinieron después”, opina Prats. Y a ellos les ocurrió lo mismo con otras bandas, como Ramones, para los que hicieron de teloneros en diversas ocasiones. “A mí me gustaban los Ramones y a ellos les gustábamos nosotros”, afirma el exbatería del grupo Moisés Sorolla.

Un lugar destacado en la historia del Rock

Desde una perspectiva actual el documental rescata el pasado hasta el punto que consigue reunir de nuevo a los componentes originales de la banda en el mismo edificio donde ensayaban hace tres décadas. Y no solo se reencuentran para revivir antiguos momentos, sino que vuelven a tocar juntos. “A partir de allí vamos reconstruyendo su historia: cómo se conocen, cómo Carlos empezó a actuar en los pubs… Los vemos a ellos como son hoy, no vemos a ese grupo demoledor de la época, la actitud es la misma, pero han madurado”, describe el director. Y el exbajista Aurelio Morata añade: “Fueron unos días de pasarlo bien, de recordar buenos momentos y los malos quedaron enterrados”.

Una de las cosas que a Carles Prats le parece más interesante de Rebeldes es que, pese a las rupturas profesionales, han continuado siendo amigos. “En el rock’n’roll siempre ha habido grandes odios, pero ellos siempre que han podido, han actuado juntos”. Para Moi–como es conocido popularmente Moisés- es un reconocimiento que había quedado "pendiente", puesto que "ha habido otros grupos que se recuerdan más y Rebeldes quedó como difuminado”, arguye, a pesar de que muchas de sus canciones han quedado en el imaginario colectivo.

Rebeldes, el mito sigue vivo

Pero es que nunca llegó a desaparecer. Hoy Rebeldes existe, Carlos Segarra –vocalista y guitarra- continúa a la cabeza de la banda que está integrada por nuevos componentes. “Carlos tiene un repertorio de miles de canciones”, dice Prats con admiración. Los demás integrantes originales también continúan tocando y componiendo: Moi actúa en diversos grupos, al igual que Emilio; Aurelio tiene su propio sello discográfico, una productora y, además, es manager de Rebeldes, Morfila y Los Salvajes.

El documental acaba cuando Aurelio se va de Rebeldes en 1985 para empezar un proyecto nuevo. Una separación que también estuvo condicionada por la marcha de Segarra al servicio militar. “Cuando vuelve, Aurelio quiere hacer un rock más contemporáneo y no tan clásico”, explica Prats, y monta el grupo Aurelio y los Vagabundos, una banda de gran efervescencia, aunque luego sucumbe al movimiento de los años noventa en que, según Prats,“los grupos de gran éxito de los 80 malvivieron”.

El declive tampoco pasó de largo para Rebeldes. En Barcelona, ciudad natal del grupo, las bandas de rock catalán se hicieron con un puesto remarcable en la escena musical y la pérdida de popularidad de la banda se agudizó. “Hubo momentos en que nos sentimos un poco discriminados por el público y las instituciones catalanas”, admite Moi, “veníamos de una generación en que lo habíamos estudiado todo en castellano, no teníamos el bagaje cultural para hacer canciones en catalán”.

Por su parte, Aurelio concluye: “Cuando un grupo triunfa mucho, la siguiente década desaparece o la gente lo rechaza, y una vez pasado ese tiempo, el grupo se coloca en su sitio”. Y es precisamente lo que el documental de Carles Prats pretende: poner a Rebeldes en el lugar que le corresponde, el de una banda que ha sabido hacer disfrutar al público hasta la extenuación al más puro estilo Rockabilly.


[Fuente: Raquel Quelart, lavanguardia.com]

No hay comentarios:

Publicar un comentario