4 ene. 2016

'Apretada': Una bala en la recámara del tiempo

Foto: Aurelio Ayllón
No es casualidad que el disco 'Apretada' de los míticos Hurones se encuentre en la lista de los mejores discos “rescate” del año. Siempre es una grata sorpresa la aparición de material inédito, en especial de bandas que fueron muy trascendentales pero que, a la vez, dejaron poco legado grabado.

Recordemos que recientemente, con motivo de su 25 aniversario salió la reedición remasterizada en formado CD del Mini-LP editado por EMI en 1988, donde se cosecharon éxitos como 'El verano' o 'Puri es una gata salvaje'. Esa reedición tuvo muy buena aceptación y gran acogida por los seguidores de la banda, lo que no esperaba nadie era un nuevo trabajo con una docena de temas inéditos y rarezas.

Empezaré diciendo, con el disco en la mano, que es un verdadero tesoro para los amantes del género rockabilly, ya que Los Hurones fueron uno de los pioneros, no solo de Murcia, sino del resto de España. Por otro lado, no hay que olvidar que es un disco a título póstumo de su líder y cantante Jota Cassinello, lo cual lo magnifica en valor y sentimiento.

'Apretada', al contrario de lo que alguno pudiera pensar, es un disco de alta calidad, con un sonido mejor que bueno, a pesar de ser grabaciones no editadas y rescatadas de cintas de cassette, algunas de ellas aportadas por los propios fans.

El trabajo de estudio, arreglos y masterización ha ido a cargo de Javier Toral, bajista de la banda, al que hay que reconocerle su brillante trabajo. Doce temas con interesantes composiciones, algunas simplemente sorprendentes, como una bala en la recámara del tiempo. Canciones que oscilan entre los años 1985 y 1989, pura historia de nuestro rock and roll. Todo ello enmarcado con un excelente diseño y una cuidada imagen gráfica.

A diferencia del primer trabajo del grupo, en este se percibe un peso más swing, los metales (sección de vientos) tienen una mayor presencia que le dan un cariz muy peculiar, culpable de ello, en buena parte, Jesús Martés. No subestimaremos tampoco las guitarras bien punzantes de Santiago Campillo y Jota, acompañados por el ritmo de Mangas a la batería.

Sinceramente, no hay tema malo, todos son un descubrimiento, aunque me permito elegir la adaptación 'Es joven, es guapa y es mía', 'Nunca jamás', la versión de Dave Alvin 'Ahora Nena, adiós' o 'Yo no quiero un Cadillac'.

No quiero dejarme atrás al principal impulsor de esta hazaña, Juan Enrique Cassinello, hijo del desaparecido Jota, quien desde hace años se ha empeñado firmemente en perpetuar la obra de su padre. Supongo que desde allí, desde ese lugar donde esté Jota, sentado entre los más grandes, se sentirá muy orgulloso de tener un hijo así… el hijo que todo artista quisiera tener, ese que vela e inmortaliza el legado del autor. No puedo evitar emocionarme a la vez que tengo una sana envidia …va por ti Jota!, gracias.

[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada